01 abr 2020

Ir a contenido

Interferencias

Nos veremos en el 2016

Pau Arenós

No recuerdo un año tan baldío como este: Catalunya ha recibido menos premios que en la lotería de Navidad. Los fiscales de Michelin han aplicado una visión restrictiva de la ley. Este no será otro texto sobre el puño cerrado de la guía. Las hemerotecas derraman textos de ese estilo como barriles de aceite mal tapados. He escrito unos cuantos y estoy cansado. ¿Qué le pasa a Michelin? Solo se me ocurre decir que su negocio principal son las ruedas.

Anoche, Albert Adrià mandó un mensaje desde Tenerife: «Que sepan que vamos a por la segunda, y a por la primera de Hoja Santa, el año que viene». Se felicitaba por Jorge Muñoz y por Kyoko Li. Palabra de samurái.

Ángel León es un número uno. ¿Dos estrellas? ¡Que le den la tercera! Personalidad y sal y agallas que ha trasladado a Barcelona, a BistrEau. Este año tampoco gana Andoni Luis Aduriz: no vale decir que su tercera es la primera de Refectorio, el restaurante que asesora en Valladolid. Saltemos con pértiga hasta el 2016, a ver si hay suerte. O justicia.