Ir a contenido

TERCERA GENERACIÓN

Lola, otra Flores artista

La hija de Rosario Flores y Carlos Orellana se prepara para triunfar como actriz

LUIS ALBERTO MORAL / BARCELONA

Lo dijo Rocío Jurado: «El arte tiene un nombre adicional, se dice arte, se dice Lola Flores». 'La Faraona' se fue pronto para convertirse en mito, pero nos dejó a su familia. El clan de los Flores es una auténtica fábrica de artistas. Lola fue el ejemplo de actriz total, que tanto rodaba una película, presentaba un programa de televisión como actuaba en el Madison Square Garden. Sus hijas siguen con el duende a cuestas, y la tercera generación sigue sus pasos.

Lola Orellana, la otra Lola, nieta de la folclórica, cumplió 18 años el pasado 2 de octubre. La joven es hija de Rosario Flores y del argentino Carlos Orellana. «¡Ay! Todavía no lo he asimilado bien, cuando me oigo diciendo 'mi hija' me da una cosa», le explicaba Rosario a la prensa poco después de dar a luz a Lola. Corría el año 1996. La pareja se separó un año después pero mantienen una buena relación.

Ahora Lola es mayor de edad y el pasado 5 de octubre se mudó a Londres para acabar el bachillerato. Su padre dijo hace unos días: «No tengo miedo, qué va, ella ya es una mujer. Tiene las cosas muy claras. No le gustan los malos rollos y nosotros la acompañamos en lo que ella decida». La chica se ha decantado por la interpretación y anuncia en Twitter que es una estudiante de teatro. Su madre ya auguró públicamente que la veía como actriz, y su prima Elena Furiase, hija de Lolita, dijo lo mismo en una entrevista a 'Diez Minutos': «Mi prima Lola quiere ser actriz, mi hermano, músico, y Alba, que es actriz, tiene talento para la música».

Tras la desaparición de 'La Faraona', su marido, 'El Pescaílla', y su hijo, Antonio Flores, las mujeres llevan la voz cantante. Lolita y Rosario han labrado, como su madre, una carrera interdisciplinar a caballo entre la música, la interpretación y la televisión. Ahora, Lolita está centrada en el teatro, representando 'La plaza del diamante', un monólogo basado en la novela de Mercè Rodoreda. Rosario, en cambio, sigue recogiendo los frutos de su último disco, publicado en el 2013, y que ha titulado con su nombre. Entre sus conciertos, el pasado abril estuvo con su hija en la capital del Reino Unido, donde ahora reside su Lola.

La tercera generación Flores también está capitaneada por mujeres. Tanto Elena Furiase como Alba Flores, única hija del desaparecido Antonio Flores, se dedican en cuerpo y alma a su vocación de actricesFuriase reconoce que el apellido aumenta el grado de exigencia: «Estás obligada a dar el nivel. Al principio lo pasaba fatal». Ella, que no utiliza el apellido de su abuela, consiguió su papel más mediático en 'El internado' gracias a un 'casting' y no por enchufe. Igual que su prima Alba, ha rechazado ofertas musicales. Aún así, el papel de Alba en las producciones televisivas 'El tiempo entre costuras' y 'Vicente Ferrer, el cielo en la tierra' la han hecho familiar para el gran público. Pero ella se ha curtido en el teatro independiente, que adora.

Lola Orellana tiene ejemplos donde tomar nota mire donde mire. Su madre tuvo un rol importante en 'Hable con ella', el 'oscarizado' filme de Almodóvar, y hasta su padre hizo sus pinitos como actor y modelo. La joven es el enésimo eslabón de una saga en la que ser cualquier cosa menos artista es salirse del molde.

Temas: Rosario