Ir a contenido

ESTE VIERNES, CON EL PERIÓDICO

Ai Weiwei:«El Gobierno chino me hizo popular»

El semanario 'Time Out' publica una entrevista con el polémico artista

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Es el artista chino más conocido e influyente de la actualidad y el más célebre activista contra el régimen de Pekín. Ha sido agredido por la policía, que lo retuvo incomunicado durante 81 días, y perseguido por los tribunales, que le han atribuido desde delito fiscal hasta bigamia. Hace tres años que no lo dejan salir de su país y que su estudio se ha convertido en una suerte de Gran Hermano con cámaras de vigilancia por todos lados, pero aún así, ha sido capaz de organizar exposiciones por todo el planeta y de comunicarse con una audiencia global, gracias a las redes sociales y a las nuevas tecnologías. Es Ai Weiwei, un artista del renacimiento para unos y un creador superficial y efectista para otros. Y para todos, un autor que empezó a ser conocido en el 2007, tras su participación en la Documenta de Kassel (Alemania), y cuyo reconocimiento internacional llegó auspiciado por la animadversión que por él sienten las autoridades de su país: «El Gobierno chino me hizo popular», afirma en la entrevista ofrecida a la revista Time Out que este viernes se entrega con EL PERIÓDICO.

El encuentro con el semanario fue hace pocos días en su estudio de Pekín y fue en motivo de la gran exposición sobre el artista, su primera retrospectiva en España, que el martes se inaugura en La Virreina, una muestra que reunirá 42 piezas que recorren toda la trayectoria artística de Ai Weiwei, desde sus inicios en 1983 hasta la actualidad. Y cuyas principales líneas de argumentación, junto con su experiencia vital, recoge la revista DOMINICAL, que el próximo domingo se entregará con el diario.

EL ACTIVISMO / En la entrevista de Time Out Ai Weiwei toca todos los temas que se le plantean. Habla de su activismo: «A través del arte presento mis razonamientos y a través de estos hago arte»; de las limitaciones, o no, de su confinamiento: «Quizá no soy el mejor artista, pero soy el mejor artista por control remoto»; de lo que echa de menos: «Añoro Londres, que es lo que realmente se puede denominar una sociedad civil, un término que no puedes ni citar en China, donde lo consideran casi como una palabrota», y de sus sueños de futuro: «Mucha gente cree que aquí no hay posibilidades de cambio pero yo soy un poco más naíf». Y es contundente a la hora de explicar su relación con las redes sociales: «Soy un puro producto de internet». Más, mañana y el domingo con EL PERIÓDICO.