Ir a contenido

Humbert Clotet: "Lo que más me molesta de ser modelo es que no dependes de ti"

El joven de Vic es una de las futuras promesas de la moda internacional y uno de los rostros más conocidos de la 080

SARA ANDRADE / Barcelona

Humbert Clotet es una de las jóvenes promesas catalanas de la moda internacional.

Humbert Clotet es una de las jóvenes promesas catalanas de la moda internacional. / STYLE.COM

Nacido en Vic hace 21 años, Humbert Clotet forma parte de la cantera de grandes modelos que se abren paso en el mercado internacional donde encuentran más oportunidades. Ahora se debate entre dos mundos, el de la moda y el de sus estudios. Está en cuarto de carrera de Gestión de Diseño en la Escuela Superior de Diseño (ESDI). La moda no le viene de familia, es por eso que en Vic todos se mantenían escépticos hasta que le vieron desfilar en Milán para Dsquared2 y protagonizando una de las campañas de Macy’s en Nueva York. Humbert es uno de los modelos catalanes con más proyección internacional y un incondicional de 080 Barcelona Fashion Week, en la que espera poder desfilar este mes. Con una madurez asombrosa, muestra una sonrisa perfecta para confirmar que lo suyo va en serio.

-¿Cómo empezaste?
-Empecé hace tres años porque la novia de un amigo mío me dijo que si quería probar ser modelo. Se lo conté a mi padre y ser rió un montón, porque yo soy de Vic y eso de la moda se ve muy lejano. Me dijo que lo probase,  pero que no me iban a coger. Luego lo intenté, empecé a trabajar en cosas pequeñas y entonces fue cuando vino View Management...

-¿Cómo entraste en View?
-Mi 'booker' de View se fijó en mí y me quiso para la agencia. Cuando empecé cuarto de carrera, tenía más disponibilidad y pensé que era el momento de ir. Hace un año y medio que estoy allí y estoy muy contento porque me dan mucho trabajo fuera. De las cosas que más agradezco es el hecho de poder viajar y conocer mundo trabajando.

-Algunos modelos dejan aparcados sus estudios para dedicarse a ello plenamente, pero tú no…
-No, yo he hecho Gestión de Diseño en la Escuela Superior de Diseño de Sabadell (ESDI). Esta es mi vida, mi futuro profesional lo enfoco con lo del diseño, pero no quiero matar lo de modelo. Me da muchas experiencias y conocimientos, se puede compaginar perfectamente. Dejar los estudios es lo último que haría ahora mismo.

-¿Cuál es la experiencia que te ha marcado como modelo?
-La experiencia que siempre voy a recordar fueron mis primeras pasarelas en Milán para Dsquared2, Ermanno ScervinoFranki Morello... Fue una experiencia brutal. En Nueva York también trabajé con Polo Ralph Lauren.

-¿Qué es lo que menos te gusta de tu trabajo?
-Lo que más me molesta del mundo de modelo es que no dependes de ti. Con los proyectos que he ido haciendo de diseño si te lo trabajas tienes tus frutos. Lo de modelo dependes demasiado de la opinión de la gente, de las tendencias, por dónde va el mercado, qué tipo de chicos les gusta. Yo quiero irme a Nueva York, pero para trabajar allí te piden un cuerpo más desarrollado. Luego te vas a la 'fashion week' de Milán o París y quieren que estés más delgado. No puedes adelgazar tan rápido, pero es el precio que tienes que pagar para vivir cosas como estas.

-¿Qué dieta estás haciendo para enfocar tu carrera en Nueva York?
-Ahora mismo por culpa del volumen de trabajo de la universidad no puedo ser demasiado estricto.  Siempre he tenido la suerte de que la naturaleza me ha tratado bien, por ejemplo si llega un partido del Barça y me tengo que comer una hamburguesa, pues lo hago. No lo noto demasiado, me adelgazo muy rápidamente, pero no sigo una dieta específica.

-¿Cuánto mides?
-Mido 1,86 metros. Me gustaría medir un poco más. Dependiendo de la agencia ponen 1,87, pero siendo fiel a mi altura creo que es 1,86.

-¿Hay muchas mentiras en el mundo de la moda?
-Es una mentira constante, en el buen sentido. Yo intento que no, de hecho he tenido problemas con las agencias por querer decir siempre la verdad. En el mundo de la moda se dicen medidas que no son, eso ya se sabe. Si les gusto, les gustaré tal y como soy, si no, no trabajaré con ellos. La mentira es muy incómoda, eres actor todo el rato.

-¿Eres muy maduro para tu edad, o me lo parece?
-Soy una persona que piensa mucho. Me encanta escribir sobre reflexiones personales de superación, sobre cosas que han ido bien, sobre las que podrían haber ido mejor.

-¿Tienes alma de escritor?
-Quizá sí, aunque también me gusta mucho dibujar. Es todo muy 'friqui', no me avergüenza decirlo. Mis amigos lo saben. 

-¿Puedes vivir de la moda?
-De momento estoy viviendo de ella. Por lo general tienes que pasarte dos años de inversión, irte fuera. A partir de los dos años empiezan a llegar los trabajos y puedes decidir un poco qué te conviene y qué no.

-¿Los modelos españoles no quieren trabajar en España o no podéis?
-Ojalá pudiéramos. No es que no queramos, es simplemente que no hay tanta oferta.

-También es una cuestión de prestigio, ¿no?
-Claro, un trabajo en España no está tan valorado, tan bien pagado, no te da buena promoción. En Nueva York cada día hay dos campañas...Pues te lo piensas.

-¿No hay nadie en tu familia que se haya dedicado a esto?
-No, bueno cuando salieron las primeras cámaras, los fotógrafos de Vic le hacían fotos a mi abuela, porque era una chica muy guapa, de hecho aún lo es. Es una mujer muy elegante, se llama Conchita. Ahora tiene 86 años. 

-¿Te consideras guapo?
-Es tan subjetivo, eso lo decide quién me mira. Estoy contento de poder trabajar con mi físico, pero es un adjetivo que uno a sí mismo no se lo puede poner.