Colores cálidos para una época de crisis de identidad

La Escuela Superior de Diseño, ESDI, presenta los resultados de tendencias cromáticas para la primavera-verano del 2016

Un total de 34 miembros de Intercolor se han reunido en la Escuela Superior de Diseño de Sabadell, para determinar las tendencias de color de la primavera del 2016.

Un total de 34 miembros de Intercolor se han reunido en la Escuela Superior de Diseño de Sabadell, para determinar las tendencias de color de la primavera del 2016. / ESDI / FACEBOOK

2
Se lee en minutos
SARA ANDRADE / Barcelona

Las tendencias de color para la próxima primavera-verano del 2016 se han hecho esperar durante tres días, del 25 al 27 de mayo, en las que han participado 14 países de Europa y Asia. Empresas y la feria más importante del mundo en cuestión de color y tejidos, Premiere Vision de París, esperan los resultados fruto de los estudios de cada uno de los países que forman parte de Intercolorla Asociación Internacional del Color. El sector textil, la moda, interiorismos, pequeños productos como electrodomésticos y automoción son los principales interesados en saber las tendencias de color que tanto influyen en nuestra vida cotidiana.

La elección no es igual en todos los países, cada uno extrae sus conclusiones a través de estudios sociológicos, es decir, de las tendencias sociales de cada país. Durante tres días la Escuela Superior de Diseño (ESDI) en Sabadell ha acogido a 34 miembros de Intercolor para determinar los resultados, eso sí guardados bajo llave. En España se han valido de los datos del CIS para descubrir las gamas cromáticas, que según Encarna Ruiz responsable de ESDI Colorlab suelen ser una continuidad de las anteriores, y solo se perciben cambios radicales cada tres años.

Del flúor al pastel

De los colores estridentes y flúor de hace tres temporadas, fruto de un periodo de crisis económica en el que la población se hacía abanderada del 'antes muerta que sencilla', ahora llegan los colores cálidos. Encarna Ruiz destaca que además de la crisis económica hay que añadir una crisis de identidad y cultural, es por eso que en este tipo de periodos la sociedad necesita colores pastel para calmar los ánimos. Así pues y desvelando el secreto, los colores de la primavera verano 2016 serán el beis, gris, azul, rosa, blanco y amarillo pero en sus tonalidades más cálidas que reflejan paz.

Inspirados en ‘Bye bye Barcelona’

El turismo que destruye las ciudades, pero les llena los bolsillos y les ayuda a salir de la crisis, centra las cuatro gamas cromáticas que ha presentado ESDI para la próxima primavera-verano 2016, porque en color se presentan a dos años vista. Encarna Ruiz destaca que su punto de partida ha sido el documental 'Bye bye Barcelona' en el que se plasma el turismo de masas que afecta a la ciudad de Barcelona.

Noticias relacionadas

Cuatro conceptos inspiran las gamas cromáticas. El turista que llega a la ciudad de Barcelona, deja dinero, pero destruye la ciudad. El color oro y el granate oscuro le representan. El viajante que es aquel que viaja a una ciudad por negocios y por lo tanto, por obligación. En este sentido, le representan las materias puras como la madera.  El viajero que es el que descubre la esencia de una ciudad y busca rincones lejos del turismo de masas. Este se plasma con colores más pastel con algún rosa y azul y algodón. El habitante es aquel que habita la ciudad, que se empapa de ella, que la hace suya y la que la sufre. En este se plasman colores tierra, como el beis.