07 jul 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA DE ANA PASTOR

Marine Le Pen y la ultraderecha ganan peso en Europa

La líder conservadora francesa defiende restringir la circulación de personas en la UE

EDUARDO LÓPEZ ALONSO / Barcelona

El Frente Nacional podría ganar las elecciones europeas en Francia. Si se confirman los sondeos, el partido de Marine Le Pen alcanzaría la victoria en los comicios de mayo. La alternativa a François Hollande desborda por la derecha. Con la estudiada elegancia del conservadurismo afrancesado Marine Le Pen defiende sin tapujos los privilegios frente la amenaza de los más desfavorecidos y reivindica el derecho a la defensa individual frente a la ética de la solidaridad colectiva. 'El Objetivo', de la mano de Ana Pastor, ha mostrado la imagen más transparente de la derecha elevada al cubo. Y es que los puntos clave del programa político que propone instalar Le Pen en Francia como alternativa sacuden los principios de la Francia de la tolerancia y el agnosticismo de tiempos pasados.

La derecha avanza en Europa. Quizá por la crisis económica, quizá por el deseo de recuperar aquello que se tuvo, quizá por el impulso irrefrenable de querer conservar para uno mismo aquello que es difícil y hasta utópico defender para todos. El discurso populista de Le Pen también existe en España, pero con matices.

Inmigrantes

La presidenta del Frente Nacional en Francia y candidata a las próximas elecciones europeas tiene las ideas claras con respecto a la llegada de inmigrantes a la UE. "Europa ya no tiene medios para acoger a los inmigrantes", ha explicado ante Pastor. El nivel de paro y de déficit que hay en los estados de la Unión impide ser espléndidos con los recién llegados, ni tan siquiera amables. Por ello, la eurodiputada apuesta por un mayor control de las fronteras para evitar el flujo migratorio. Ya no se refiere solo a los ciudadanos extracomunitarios o a los inmigrantes ilegales. "A competencias iguales los empleos deben reservarse en Francia a los franceses. Si hay un francés que pueda cubrir ese empleo, creo que debe ser el francés el que consiga el trabajo y no el español. Pero considero normal que España haga lo mismo", dice. 
Le Pen no parece escandalizarse por las imágenes de los inmigrantes que en las últimas semanas han intentado cruzar la valla de Ceuta para entrar en Europa. "Ya no hay sitio para los inmigrantes en Europa. Europa ya no tiene los medios de responder a sus necesidades", ha sentenciado.

Lecciones de moral

Para Le Pen, a menudo somos generosos con el dinero de los otros, pero hay una diferencia "entre los que dan lecciones de moral y los que luego realmente sufren las consecuencias de la generosidad". "¿Usted ha dado dinero a una oenegé de inmigrantes? ¿Ha acogido alguna vez a algún inmigrante en su casa?", ha interpelado a Pastor, con esa agresividad tan suya de la que alardean los apellidados Le Pen.

Moneda

El nacionalismo exacerbado de Le Pen le lleva también a la defensa de tiempos pasados en términos monetarios. "Creo que tenemos que preparar a toda costa la vuelta a la moneda nacional antes que sufrir el hundimiento del euro, que va a ser brutal. El euro fuerte es una moneda que mata nuestras economías, que está en el origen del aumento espectacular del paro en nuestros países", ha opinado. Esa posición ante el euro es un elemento que diferencia la derecha al cubo francesa de la derecha extrema española, que no ha llegado al extremo de defender la salida de la Unión Europea.

Críticas a España

Sobre España, Le Pen no esconde las críticas al Gobierno de Rajoy. "Cuando veo el nivel de paro de España, cuando veo el paro juvenil, el nivel de precarización… Me sorprendo de la paciencia que tiene el pueblo español", ha dicho, aunque reconoce que un Gobierno francés bajo su batuta no hubiese llegado a aprobar una ley como la del aborto. "Yo no aprobaría una ley así en Francia", ha dicho la presidenta del Frente, que cree que lo que hay que hacer es implantar políticas que permitan a estas madres poder quedarse con sus hijos. Si se aproxima a la posición del PP de Rajoy en cuestiones como el matrimonio homosexual. "Creo que el matrimonio está reservado para una mujer y un hombre. Que es así cómo se han construido nuestras sociedades, que es lo que ha preservado el equilibrio de nuestra civilización".

Derecha y ultra derecha

Pese a su discurso, Le Pen niega que lidere un partido de extrema derecha. "La ultraderecha es la que está a la derecha de la derecha, la que considera que hay que tener todavía más ultraliberalismo más competencia internacional y cada vez menos Estado. Esa no es para nada mi opinión, yo tampoco soy socialista y no pienso que el estado tenga que arreglar todos los problemas", opina.