Llega un nuevo bebé a la corte del principado

«Las abuelas están bien»

Carlota Casiraghi y el cómico Gad Elmaleh bromean en el comunicado sobre su recién nacido

Carlota Casiraghi y Gad Elmaleh, en el baile de la Rosa de Mónaco, en marzo.

Carlota Casiraghi y Gad Elmaleh, en el baile de la Rosa de Mónaco, en marzo. / AP / VALERY HACHE

2
Se lee en minutos
ELIANNE ROS
PARÍS

«Las abuelas están bien». Con esta nota de humor, Carlota Casiraghi, de 27 años, hija de la princesa Carolina de Mónaco, y el actor francés Gad Elmaleh, de 42, anunciaron ayer el nacimiento de su hijo, que tuvo lugar la noche del martes en el Hospital Princesa Gracia. El niño se llamará Raphaël. Se trata del segundo nieto de Carolina, de 56 años, que fue abuela por primera vez el pasado mes de marzo, cuando vino al mundo Sasha, fruto de la relación de su hijo mayor, Andrea Casiraghi, con la rica heredera colombiana Tatiana Santo Domingo. Ambos se habían casado a finales del pasado mes de agosto en una discreta ceremonia celebrada en el Principado, donde el catolicismo es la religión oficial del Estado.

Pero Carlota y Gad no parecen tener prisa. De origen judío, el cómico usa a menudo su procedencia marroquí y hebrea en las parodias de sus espectáculos. Comenzó su relación con la hija de Carolina en el 2011, y la oficializó en marzo de este año cuando ambos acudieron al baile de la Rosa, gran cita mundana de la familia monegasca. Sin embargo, el propio Elmaleh ha precisado en una entrevista a la revista People que no están comprometidos.

SEGUNDO HIJO PARA EL ACTOR / Mientras Carlota acaba de ser madre por primera vez, Raphaël es el segundo hijo del actor, padre de un adolescente de 13 años que tuvo con la intérprete Anne Brochet. «Es brillante y muy inteligente, y tiene mucho sentido del humor», ha dicho el humorista de Carlota, imagen de la línea hípica de la marca de lujo Gucci y amazona profesional hasta que el embarazo la obligó a apearse del caballo.

Noticias relacionadas

«Soy el más feliz de los hombres, realmente. Tengo la suerte de estar con ella», manifestó el humorista, que multiplica sus éxitos cinematográficos, delante y detrás de la cámara. La mayoría son comedias, con la excepción del papel que hizo en El capital, uno de los últimos filmes del director Costa-Gavras, donde interpreta a un financiero que vive una ascensión fulgurante y aumenta su lucro gracias a los paraísos fiscales.

El  esperado bebé alegrará las Navidades del Principado a la espera de que su soberano, Alberto II, y la princesa Charlene proporcionen un heredero a la corona. Mucha presión para la exnadadora sudafricana, cuya adaptación a la familia monegasca no ha sido fácil. Aunque poco a poco se ha ido afianzando, Carolina sigue ejerciendo una gran influencia en el minúsculo reino. La glamurosa abuela ejerce su nuevo papel con dedicación y orgullo. Con una imagen sofisticada que recuerda al estilo de Grace Kelly, que abandonó Hollywood en plena gloria para casarse con Rainiero, con el que tuvo tres hijos (Carolina, Alberto y Estefanía), Charlene sabe que sobre ella recae la continuidad del cuento de hadas.