Ir a contenido

La autopsia confirmó que Michael Jackson sufría vitíligo

El artista ya había dicho que tenía esa enfermedad para explicar la decoloración de su piel

Los médicos revelan nuevos detalles en el juicio por negligencia contra la promotora que contrató a Conrad Murray

El juicio por negligencia impulsado por la familia de Michael Jackson contra la promotora AEG, que contrató a Conrad Murray como médico personal del artista, que tiene lugar esta semana en Los Ángeles, está revelando nuevos detalles de la vida y de la muerte del rey del pop, como que Jackson había consumido una importante cantidad de antidepresivos y que, como el artista había dicho alguna vez, sufría vitíligo, una enfermedad de despigmentación de la piel.

El jurado, además de las evidencias científicas que ya se oyeron en el juicio contra Murray, que fue condenado a cuatro años de cárcel por homicidio involuntario, ha conocido más datos del informe de la autopsia que realizó el doctor Christopher Rogers. Igualmente, ha podido ver una foto del cadáver de la estrella que no se parece en nada al artista que fue en vida.

En su declaración, Rogers ha explicado que la autopsia confirmó lo que Jackson había dicho para explicar la decoloración que empezó a experimentar su piel en la década de los 80. "Tenía vitíligo, así que algunas áreas de su piel aparecían más claras y otras más oscuras".

Sin indicios de muerte prematura

Respecto a la muerte del artista, Rogers ha reiterado que una sobredosis de propofol mató a Jackson, aunque varios sedantes que la mañana de su muerte le dio Murray contribuyeron a su desafortunado final. A juicio del responsable de la autopsia, "no había nada en su anatomía que apuntara a una muerte prematura", ni señales de que fuera adicto a las drogas. Este detalle es importante porque si AEG es declarada culpable, las expectativas de esperanza de vida de Jackson serán un elemento utilizado para calcular las indemnizaciones.

Otro testigo, el toxicólogo Dan Anderson, que hizo un estudio de la presencia de drogas en el cuerpo del músico, ha apuntado que los niveles de propofol hallados en el cuerpo era similares a los suministrados a un paciente que necesita "anestesia para cirugía mayor". Anderson ha apuntado que antes de su muerte Jackson había tomado Valium y Lorazepam, contra la depresión y la ansidad, y lidocaína y midazolam (sedantes).