Ir a contenido

Toni Cantó litigó en los 90 con Eva Cobo para negar la paternidad de su hija Carlota

Finalmente un juez obligó al actor a darle su apellido a la niña, que murió en un trágico accidente hace dos años

LAURA ESTIRADO / Barcelona

Tras el resbalón de Twitter diciendo que la mayoría de las denuncias de víctimas machista son falsas, y proseguir con unas tímidas disculpas por haber interpretado mal unos datos de Federgen, una asociación de afectados por las leyes de género, el diputado de UPD Toni Cantó sigue insistiendo abiertamente que "en estos momentos el hombre está en desigualdad" en divorcios y en denuncias sin pruebas.

Quizá el poso de estas polémicas declaraciones del actor y político valenciano haya que buscarlo en las hemerotecas, y en las portadas de las revistas del corazón de los años 90.

Por aquel entonces Cantó no estaba pluriempleado y solo se dedicaba a la interpretación. Era un actor joven, guapo y triunfador con las mujeres. El galán que, en 1986, conoció a la rubia platino Eva Cobo, la joven actriz que debutó como 'chica Almodóvar' en 'Matador'. Él entonces presentaba 'La tarde' en televisión.

Embarazo y ruptura

Comenzaron a salir dos años después y mantuvieron uno de los romances más famosos de la época. El idilio, que duró cuatro años, no fue tan sonado como la ruptura: en 1992 Eva quedó embarazada y Toni decidió romper con ella dos meses antes de que diera a luz.

La niña, Carlota -tristemente desaparecida hace dos años en accidente de tráfico-, nació el 20 de noviembre de 1992 sin que su padre quisiera reconocerla. Fue entonces cuando se inició una batalla en los tribunales y en las portadas del 'cuore' entre los dos artistas. Cobo, que aseguraba que él era el padre de la niña ("nunca estuve con nadie más, porque soy una persona fiel"), y Cantó, que interpuso una demanda contra ella negando la paternidad,  y lo que ello le supondría, la consiguiente pensión de manutención.

Finalmente, y tras tres años de batalla, el juez dirimió a favor de Cobo, que consiguió que el actor le diera su apellido a Carlota.

Con el pasar de los años, y tras ser padre de otros hijos con otras mujeres, Cantó llegó a establecer una relación de cordialidad con Cobo, y a reconocer a su hija y su error.