SÍMBOLO DE LAS AGRESIONES RACIALES

Muere Rodney King, cuya paliza obligó a reformar la policía de Los Ángeles

La absolución de los culpables desató la mayor ola de violencia racial en California con 53 muertos

Paliza a Rodney King en 1991.

Se lee en minutos

Rodney King, el ciudadano afroamericano cuyo caso sirvió para denunciar los abusos por parte de la policía de Los Angeles en 1991, ha fallecido en una población de California. 

King fue tristemente célebre a partir de su detención por exceso de velocidad en una carretera de Los Ángeles por la policía de la ciudad, que fue filmado por una tercera persona y difundida en todo el mundo.

La película mostró cómo los agentes le sacaron del coche y le propinaron numerosos golpes y patadas cuando estaba desarmado y no ofrecía resistencia. Los agresores fueron detenidos tras la campaña de indignación pero puestos en libertad sin cargos por un jurado con 10 blancos, un hispano y un asiático un año después. Esto provocó disturbios raciales que causaron 53 muertos y miles de heridos y supuso la mayor oleada de violencia racial en California. La polémica obligó a reformar la policía angelina y establecer nuevos protocolos con los detenidos.

King, de 47 años, fue hallado muerto por su novia en el fondo de la piscina de su casa, en Rialto, a unos 80 kilómetros de Los Ángeles. La policía considera que la muerte no ha sido violenta. La prometida de King, Cynthia Kelly, llamó al servicio de emergencias de la policía local hacia las 5:25 de la mañana.

Bajo la influencia del alcohol

Noticias relacionadas

Los agentes encontraron a King en el fondo de la piscina, le sacaron y trataron de revivirlo, pero finalmente fue declarado muerto en un hospital local, dijo el oficial. El cuerpo no presenta heridas aparentes y no hay señales de que pueda tratarse de un asesinato, añadió la fuente, aunque la policía está investigando su posible ahogamiento y los forenses preparan su autopsia. "Su prometida le escuchó en el jardín de detrás de la casa y le encontró en la piscina cuando salió a verle", indicó el oficial de policía.

Rodney King consiguió una indemnización de 3,8 millones de dólares por ser víctima de abusos policiales, su vida pasó a ser una continua detención por diferentes crímenes, desde abusos domésticos hasta conducción bajo la influencia del alcohol. En sus últimos años, se definía a sí mismo como un adicto al alcohol en recuperación, aunque no había dejado de beber, y apareció el pasado año en un programa en el que trataba de vencer la batalla al alcoholismo.