26 sep 2020

Ir a contenido

el palau sant jordi se llenará este sábado con esta original iniciativa

Pantoja, a precio de jamón

Las entradas para su recital solo se consiguen comprando una paletilla

   NÚRIA MARTORELL / Barcelona

Donde hay jamón hay alegría. Y lo que no consiga Isabel Pantoja... En esta ocasión cuenta con un ingenioso aliado, Enrique Tomás: el estratega de la que será su última proeza. La tonadillera llenará el próximo sábado el Palau Sant Jordi a base de vender las paletillas de bellota de este empresario de Badalona (los precios son de 75 o 119 euros y es la única manera de adquirir las localidades). Y el éxito ha sido total. Debe de ser porque en estos tiempos de crisis tener un jamón en casa es siempre una alegría. Y ni siquiera las tristes coplas de la cantante bajarán el ánimo de la gente. Parece una historia de Carpanta, pero es real.

Tomás sostiene que «incluso van a faltar 5.000 entradas». Hoy cierra «la compra por internet». Y adelanta que el mismo día del recital reservará 300 porque hay «mucha gente» que se lo ha pedido. Total, que se llevará sus jamones en un camión isotérmico y quien quiera podrá comprar su paletilla, que le será entregada a la salida.

LA TONADILLERA, FELIZ CON LA IDEA / Más datos: el aforo será exactamente de 14.080 personas. «Yo mismo pedí que fuera así tras ver actuar allí a El Barrio y Estopa. No quería que el público estuviera tres horas de pie. De modo que habrá sillas en la platea, aunque me quede sin utilizar toda la capacidad máxima del polideportivo, que es de 18.000».

Pantoja, la única artista que podrá decir que ha actuado también en el Liceu, en el Palau de la Música (donde ha salido a hombros innumerables veces) y en el Auditori, está «encantada» con esta iniciativa. Según Tomás, «le gustó mucho la idea». «Y más ahora, que está en un momento muy especial [será su primera aparición pública tras la emisión de la controvertida miniserie Mi gitana]. Hay gente con malicia que se cree que esto de los jamones es la única manera que tiene para llenar escenarios, pero está claro que están muy equivocados», subraya.

Tomás relata que esta idea se le ocurrió tras ver a Isabel triunfar en el Liceu. «Imagínate, algo tan impensable: una folclórica en el templo de la clásica. Ahora, en cambio, este tipo de incursiones ya se ven más naturales. Y un día, hablando con Justo Molinero de mi intención de montar un concierto para celebrar los 30 años de mi empresa, fue cuando surgió el nombre de Pantoja. Y, claro, tuvimos en cuenta que también será noticia por el hecho de ubicarla en el Palau Sant Jordi -añade-. Y fue curioso: cuando hablamos con la gente de esta sala reconocieron que era una asignatura pendiente».

Tomás, que es padre de Núria Tomás, que fue novia de Gerard Piqué antes de que bailara el waka-waka con Shakira, asegura que todo este sarao «es imposible que sea rentable». Pero explica que lo que interesa es que sus «clientes se sientan fieles a la marca». Aclara, por si alguien lo duda, que no es promotor de conciertos. «El jamón es mi producto principal, pero el jamón, como la música, es una emoción».