Ir a contenido

EL RESTAURANTE DEL RAVAL SE VUELCA CON EL DRAMATURGO SEVILLANO

Casa Leopoldo rinde homenaje a Távora

NÚRIA MARTORELL
BARCELONA

La mestressa de Casa Leopoldo, Rosa Gil, improvisó ayer el primer homenaje surgido de este restaurante del Raval. Y el elegido fue el dramaturgo y director sevillano Salvador Távora, que en un acto-comida con fin de fiesta incluido se mostró emocionado y quiso agradecerle el gesto recitándole un sentido cante que acababa así: «Yo te quiero con el alma/ y el alma nunca se muere». Entre los invitados había caras conocidas como las de Oriol Bohigas, Paco Ibáñez, Carles Flavià y Jaume Sisa, que acabaron jaleando a los integrantes de la compañía de Távora, La Cuadra de Sevilla, cuando se arrancaron a cantar y bailar.

Micrófono en mano y sin sacarse su delantal con grandes lunares, Gil explicó el perquè de tot plegat. «Se preguntarán por qué hago una lepoldina por Salvador Távora. Pues muy sencillo. Cuando presentó su espectáculo Carmen aquí a la prensa, al irse le dije: 'Estás en tu casa'. Y él me respondió: 'No, mi arma, estoy con mi familia'. Y se me abrieron las carnes y empecé a recordar cuando mi padre toreaba [su padre fue el diestro Germán Gil El exquisito], el inicio de su relación con Távora, la afinidad que tenían en el pensar y en la vida misma... La Cuadra de Salvador y mi cuadra son mis amigos, es decir, la verdadera familia que uno acaba teniendo. Que Dios reparta suerte».

Para festejar este primer aniversario de sus homenajes, invitó a Ibáñez a cantar su versión «antiyanqui» de cumpleaños feliz. «Este es un acto de resistencia ante los americanos aniquiladores, nuestros enemigos mortales», enfatizó el cantautor. Y tras una interpretación que acabó  coreada por los presentes, Távora vaticinó que «en la creatividad está el futuro de la sociedad».

El dramaturgo le regaló a la dueña de Casa Leopoldo una foto que esta se hizo con la compañía (con el caballo del elenco incluido). Mientras que Gil le entregó un ejemplar del libro La nena de Leopoldo, de Arturo San Agustín, recordando la siguiente frase de Lorca: «El duende no es un sabor, es un poder. Y vosotros nos cautiváis con este poderoso duende». Mientras que Sisa, siempre inspirado, aseguró a este diario que «Távora es el hombre que mejor expresa la Andalucía de siempre y la contemporánea. Lo hace desde hace mucho tiempo. Y debería ser el presidente de la Junta de Andalucía si la política y la poesía se pudieran casar».