VENECIA EXHIBE FOTOS QUE EL CINEASTA VENDIÓ A UNA REVISTA EN LOS 40 Y HA DESCUBIERTO UN HISTORIADOR DE ARTE

Una muestra destapa el pasado de Kubrick como fotógrafo

Foto artística de un policía de origen irlandés (1948).

Foto artística de un policía de origen irlandés (1948). / STANLEY KUBRICK

Se lee en minutos
LAIA ZIEGER / Barcelona

El genio de Stanley Kubrick (1928-1999) no solo aparecía a través de la lente de la cámara de vídeo sino que también surgió por el objetivo de la máquina de retratar. Antes de ser uno de los cineastas más reconocidos del último siglo, también fue fotógrafo. Así lo descubre una muestra organizada en el Palacio Cavalli-Franchetti de Venecia, que recopila 200 instantáneas tomadas por el director de La naranja mecánica entre los años 1945 y 1950. La exposición, que se podrá visitar hasta el 14 de noviembre, da testimonio del talento precoz de Kubrick, que se convirtió por casualidad en fotógrafo con 17 años tras serle denegado el acceso a la universidad. El director de 2001: una odisea del espacio vendió su primer negativo, en el que inmortalizó a un vendedor de periódicos, a la revista estadounidense Look el día de la muerte del presidente Franklin D. Roosevelt (el 12 de abril de 1945).

Para esta publicación, de la que se convirtió en el trabajador más joven de la plantilla, realizó a finales de los años 40 numerosos fotorreportajes sobre la vida cotidiana en los Estados Unidos de la posguerra. Retrató, por ejemplo, la jornada laboral de un niño limpiabotas de Brooklyn, el ambiente del campus de la Universidad de Columbia y la epopeya del jazz

en Nueva Orleans. Todas las series de imágenes tienen en común que están presentadas como una narración en la que se suceden escenas y actividades cotidianas de los protagonistas de las fotografías.

Noticias relacionadas

20.000 NEGATIVOS / En la muestra, titulada Stanley Kubrick, fotógrafo y cuya inauguración coincidió con la apertura de la 67ª edición de la Mostra de Venecia, también se exponen curiosos retratos de trabajadores del circo, imágenes del famoso boxeador Rocky Graziano tras un derrota en el cuadrilátero, fotografías de los actores Montgomery Clift y Betsy von Fürstenberg, que entonces debutaba en Broadway, así como autorretratos del jovencísimo Kubrick, siempre con una cámara en la mano. Y como detrás de cada estrella se esconde una leyenda, la historia de la reaparición de estas imágenes tomadas por el cineasta no se escapa de la tradición. En efecto, la exposición se ha realizado gracias a los más de 20.000 negativos descubiertos en la Biblioteca del Congreso de Washington y en el Museo de Nueva York por Rainer Crone, profesor de historia del arte. «Estaban en bolsas de plástico cubiertas de polvo», recuerda el catedrático alemán.

Crone, que explica que Kubrick descubrió la fotografía gracias a su padre, que le regaló su primera cámara a los 13 años, también subraya que el cineasta «inventó un concepto nuevo de fotografía que consistía en narrar historias con imágenes fijas». Una técnica que le permitió hacer sus pinitos en Hollywood, ya que de las fotonarraciones que realizó para Look nació su primer corto, Day of the fight, sobre la vida del boxeador Walter Cartier. Lo que siguió, ya es parte de la historia del cine.