Ir a contenido

DEFENSA DE SU OPCIÓN SEXUAL

La actriz Anna Paquin defiende públicamente su bisexualidad

EMILIO LÓPEZ ROMERO
NUEVA YORK

Algunos, como hizo Ricky Martin esta semana, deciden poner fin a años de rumores y especulaciones confirmando directamente su homosexualidad. Otras, como Anna Paquin, aprovechan una nueva campaña para luchar contra la discriminación para declararse bisexual, una confesión que ha corrido como la pólvora en cuestión de horas en los portales de famosos y celebrities de medio mundo.

«Soy bisexual», asegura sin tapujos la ganadora de un Oscar por El pianista, y ahora estrella indiscutible de la popular serie de televisión True blood (Sangre fresca), en un par de mensajes que forman parte de la campaña Give a damn, impulsada en internet por la organización True Colors de la cantante Cindy Lauper, que se propone denunciar los problemas que afrentan a diario homosexuales y lesbianas.

A sus 27 años, la actriz canadiense denuncia que en EEUU se comete un crimen de odio «cada hora de cada día» y lamenta que gais y lesbianas no puedan compartir con sus compañeros de trabajo sus tendencias sexuales por temor a perder su empleo. También menciona que la tendencia de los jóvenes homosexuales a suicidarse es cuatro veces mayor que entre los heterosexuales.

La actriz está comprometida desde el verano con Stephen Moyer, compañero de reparto en True blood, con quien sale desde el 2008. De momento sigue sin saberse la fecha del enlace. Paquin sigue así los pasos de otras estrellas como Jodie Foster, Ellen DeGeneris, Cynthia Nixon, Kelly McGillis o Rosie O’Donnell. También de cantantes como George Michael, Rufus Wainwright, Elton John o más recientemente Ricky Martin. O, en clave española, el juez Fernando Grande-Marlaska y el coreógrafo Nacho Duato.

El mensaje de Give a damn es normalizar la realidad de los homosexuales y lesbianas, y al mismo tiempo denunciar los problemas a los que se enfrentan, y recurre para ello a rostros conocidos como Whoopy Goldberg, Wanda Sykes o Sharon y Kelly Osbourne. También aparecen celebrities locales como Kim Kardashian, la despampanante amiga de Paris Hilton que se ha terminado convirtiendo en asidua de los reality shows que inundan la televisión estadounidense.

«Ha llegado el momento de que cambien las cosas», asegura el cantante Jason Mraz, otro de los artistas invitados por Lauper, como Elton John, que también aporta su granito de arena. «Imagina que sales a la calle preguntándote si ese será el día en que te den una paliza o te maten por el simple hecho de ser quien eres». O Cynthia Nixon, la actriz que encarna a Miranda en Sexo en Nueva York, que denuncia que gais y transexuales aún pueden ser despedidos por su condición sexual en la mitad del país.

Eric Roberts, hermano de Julia Roberts, se suma a la campaña poniendo de manifiesto los problemas de homosexuales en el Ejército estadounidense, donde en los últimos 16 años han sido expulsados 13.000 hombres y mujeres por sus preferencias sexuales, realidad que también denuncia Kevin Alejandro, otro joven actor de origen mexicano conocido por su paso en series como la versión americana de Betty la fea o CSI: Nueva York y Miami .