Ir a contenido

EL ACTOR ASISTIÓ EL VIERNES AL CONCIERTO DE JOHN DOE CON THE SADIES EN LA SALA APOLO

Viggo Mortensen disfruta del rock en Barcelona

JUAN MANUEL FREIRE
BARCELONA

Entre el apasionado público del concierto de John Doe con The Sadies del viernes en la sala Apolo, integrado en una noche de rock neotradicional organizada por Ruta 66 y el sello Houston Party, estaba el actor neoyorquino Viggo Mortensen. Entregado como el que más, cantó las canciones y aplaudió a rabiar. Y no se escondió en el piso de arriba, como antaño hizo Scarlett Johansson, sino que se colocó cerca del escenario y disfrutó del espectáculo tranquilamente. O casi. Porque al principio pasó bastante inadvertido, pero cuando empezó a correr la noticia de su presencia en el local tuvo que hacerse fotos, firmar autógrafos y detener algún flirteo nada sutil; todo ello lo hizo con santa paciencia.

De nuevo demostró Mortensen ser un astro de Hollywood raramente natural, capaz de transitar cómodamente entre nosotros, los pobres mortales. Y al concierto no acudió con galas deluxe, sino en vaqueros, bambas y una camiseta de su equipo de fútbol predilecto: el San Lorenzo de Almagro. También en el festival de Venecia hizo publicidad del club con una bolsa con su escudo.

CONEXIÓN LONGEVA // Más que mero actor, Mortensen es un hombre del renacimiento: en su currículo hay sitio para la poesía, la fotografía, la pintura y, sí, la música. Los más tolkienianos recordarán que cantaba Aragorn’s coronation en la banda sonora de El retorno del Rey, una pieza de la que, además, hizo la música. Y también se le ha visto colaborar con el bizarro guitarrista Buckethead.

O sea, Mortensen no pasaba por allí. Y eso que, según fuentes de Houston Party, ya había visto a John Doe y The Sadies dos noches atrás en la sala Heineken madrileña. Es fan de uno y de otros, y sobre todo de los dos unidos: en el estand dispuesto en Apolo, donde coincidió con Jason Groth, guitarrista de Magnolia Electric, se hizo con hasta seis copias de su reciente disco conjunto Country club; también compró un par del gran New seasons (The Sadies) y, por último, un Year in the wilderness (John Doe). Sí, el amigo Viggo está salvando la industria del disco con sus solas manitas. Un ejemplo. Además, colocaba bien los CD tras otearlos.

Country club es un disco, en esencia, de versiones country & western, pero se cuelan también hasta cuatro números originales. Uno de ellos, It just dawned on me, es una nueva colaboración de John Doe Exene Cervenka, el núcleo creativo del ya mítico grupo de punk angelino X. Cervenka, diagnosticada hace poco con esclerosis múltiple, estuvo casada con Mortensen entre 1987 y 1998 y tuvo un hijo con él, Henry. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.