Ir a contenido

Nuria Roca coloca en un mes cuatro ediciones de 'Sexualmente'

LAURA ESTIRADO / BARCELONA

Ni es un cuento sobre la felicidad, ni una tetralogía sobre templarios, ni una novela sobre un camisón a cuadros. El debut editorial de Nuria Roca Granell (Moncada, Valencia, 1972) se llama Sexualmente (Espasa) y en las librerías desaparece tan rápido como los tratados de magia de Harry Potter. "Cuando la editorial me lo propuso, tenía muchos miedos, muchas dudas; no sabía si podría cumplir el compromiso. Ahora estoy como una niña con zapatos nuevos", explica la presentadora desde su casa de Pozuelo de Alarcón, donde ya se prepara para conducir el nuevo concurso de Cuatro Tienes talento.

"Presentamos el libro el 4 de octubre, tres días después se puso a la venta y ya vamos por la cuarta edición". En total, 40.000 ejemplares, más de 1.300 al día. Todo un exitazo, si se tiene en cuenta que el bombazo de El código Da Vinci colocaba 2.400 libros diarios en su primer mes de ventas.

Por eso, Roca ya tiene en mente otra historia. "Igual que esta, su hilo conductor será el humor. También habrá sexo y algún ingrediente más", adelanta la autora, que en la solapa de Sexualmente queda retratada así: "...fue una niña muy fea con la que nadie quería jugar (...). Todo cambió tras someterse a 17 operaciones de cirugía (...). Esta nueva imagen le sirvió para colarse en la tele en 1993 (...). Desde aquel programa en Canal 9, ha pasado por TVE, Antena 3, Telecinco y Cuatro. Su falta de vergüenza no tiene límite".

TRÍOS, LÉSBICOS Y VIBRADORES La coña sirve de pista de lo que el lector encontrará a continuación: experiencias eróticas propias y fantasías e historias que amigas y familiares le contaron a Nuria. Una idea que surgió de sus cuatro años de colaboración en el consultorio seximental del programa de M80 de Pablo Motos, quien le ha prologado la obra.

En ella hay de todo: encuentros lésbicos, dos hombres con la protagonista, la protagonista con un hombre y una mujer, líos con maduritos, con pipiolos, vibradores... Todo con un tono desinhibido y trufado de frases a lo Bridget Jones ("Yo allí a punto de entregar mi flor y lo único que me preocupaba era si me olían los pies"); originales lemas ("Ojalá me muera de viejecita haciendo el amor. Y si no se puede, pues follando") y gustos varios ("Salvo algún azotito en el momento adecuado, no me gusta el sadomasoquismo").

"La cuestión no está en saber si lo que cuento es cierto, sino que yo podría ser la protagonista de todas y cada una de las historias", afirma la presentadora, consciente de que el libro cambiará la imagen de niña buena que tenía desde Waku Waku.

"A la gente que me conoce de verdad esto no les sorprende nada --admite Roca--. Al día siguiente de salir el libro me llamó mi padre y me dijo: 'Por tu culpa me acosté a las tres de la mañana; no pude parar de leer y de reírme hasta el final'".

A la espera de saber si le ganará o no a Buenafuente la apuesta que hicieron la semana pasada en La Sexta, cuando pusieron sus tangas a subasta en e-Bay ("creo que Andreu va por delante y no lo entiendo porque su tanga era horroroso"), Roca avisa a navegantes: "Me gusta experimentar con todo. Si alguien más me propone hacer otra cosa, como cine, estoy convencida de que lo haré". Directores, ya saben, tomen nota.

Temas: Nuria Roca

0 Comentarios
cargando