Ir a contenido

El chófer de Yoko Ono, detenido por extorsionarla a ella y a su hijo

IDOYA NOAIN / NOVA YORK

La próxima vez que alguien piense en quejarse de cómo está el servicio debería morderse la lengua, al menos por respeto a Yoko Ono. Ser viuda de un personaje tan emblemático como John Lennon se ha convertido en una especie de maldición en lo que respecta a encontrar empleados del hogar de los que uno pueda fiarse. Y la última manifestación de esa particular condena ha sido un caso en el que ha sido detenido el chófer de la artista durante los últimos 10 años, Koral Karsan.

El conductor, a juzgar por los motivos que las autoridades adujeron para su detención el miércoles en su casa de Long Island, no se anda con chiquitas. Está acusado de haber intentado extorsionar a Yoko exigiéndole 1,5 millones de euros a cambio de no poner en circulación fotografías y grabaciones privadas de la artista, un cargo que, de ser probado, podría acabar costándole hasta 25 años en la cárcel. Las acusaciones incluyen expresas amenazas de muerte hacia Ono y su hijo Sean.

FORCEJEO CON LA ARTISTA

Según el relato de lo sucedido que reconstruía ayer la prensa neoyorquina, Karsan se presentó el viernes pasado --día del vigesimosexto aniversario del asesinato de Lennon a manos de Mark Chapman a las puertas del Dakota--, en el apartamento de la familia, que aún vive en edificio colindante con Central Park. El empleado --que según el New York Post cobraba más de 121.000 euros al año-- tenía una carta de dos páginas en la que enumeraba varias quejas, entre ellas excesivas horas de trabajo. Tenía también una foto de Ono en pijama y una grabación en la que ella expresaba "sus opiniones personales sobre personas y acontecimientos". Ella le arrebató los documentos y él intentó recuperarlos. Forcejearon, pero nadie resultó lesionado, y ella logró retenerlos.

Tras el incidente Ono despidió inmediatamente a Karsan y acudió a sus abogados, que a su vez recurrieron a la policía. Con la ayuda de las autoridades se organizó un encuentro entre el conductor y un abogado de los Lennon. La reunión, que fue controlada por la policía, se produjo el martes. Y en ella Karsan reclamó los dos millones de dólares y amenazó con matar a Ono y a su hijo Sean y suicidarse después.

Karsan, de 50 años, aseguraba el miércoles, en su traslado desde una comisaría del norte de Manhattan hacia otra en el sur donde fue procesado, que la viuda del exbeatle se ha inventado todo "para frenar una demanda de acoso sexual". Porque el chófer --un inmigrante turco que llegó a Estados Unidos con su esposa hace 15 años y que tiene un hijo-- asegura que Ono, de 73 años, ha intentado "muchas veces" aprovecharse físicamente de él. Los abogados de la famosa viuda, como era de esperar, aseguran que esas acusaciones son "completamente falsas".

EN ESTADO DE 'SHOCK'

En declaraciones a The New York Times, el portavoz de Ono, Elliot Mintz, ha asegurado que ella se siente "en estado de shock", y calificó lo ocurrido como "un acto de traición". No es el primero. Frederic Seaman, que durante años fue asistente personal de John Lennon, pasó cinco años en libertad condicional después de ser condenado por robar fotos de familia y documentos del icónico autor de Imagine.

Temas: Yoko Ono

0 Comentarios
cargando