Ir a contenido

Carmen Balcells recibe con ironía el Premio Montblanc Mujer

Para ser una mujer que trabaja con las palabras ajenas, Carmen Balcells mantiene el verbo propio ágil y afilado. La superagente literaria --como la bautizó su representado Manuel Vázquez Montalbán-- recibió ayer con ironía el Premio Montblanc Mujer en el Palau de la Música. "¿Qué dirás el día de mi entierro?", replicó cuando el conseller de Cultura en funciones, Ferran Mascarell, la calificó de "bien de interés nacional".

Balcells, de 76 años, se encomendó a algunos de los amigos que siguieron el acto desde la platea, como Eduardo Mendoza (en la foto, con ella) y Juan Marsé, antes de agradecer al jurado. "Gracias por decidir que os parecía bien que ganara yo", bromeó la mujer que ha defendido los intereses de autores como Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Pablo Neruda, Terenci Moix y Alfredo Bryce Echenique.

Cuando el consejero delegado de Montblanc, Hubert Wiese, le entregó el galardón y el regalo de la firma, Balcells relajó la emoción. "A ver si me gusta", dijo antes de adiestrarle en los usos locales. "Esto parece uno de esos festejos de Madrid y eso aquí no se usa. Me ha puesto al nivel de la prensa rosa", bromeó.

Retratada siempre como una negociadora dura de lágrima fácil, Balcells lanzó un dardo sarcástico a Mascarell: "Tenemos que hacer un país grande y recuperar la integridad hispánica. Si no, saldré a la calle gritando: 'Viva España'". A lo que el conseller saliente respondió: "¿Y me lo dices a mí?". L. PLIEGO