Ir a contenido

FRENAZO A LOS PISOS TURÍSTICOS

Gavà paraliza los permisos para abrir o ampliar pisos turísticos

El consistorio quiere frenar así el auge de este tipo de viviendas, cuyas licencias se duplicaron el año pasado, pasando de 105 a 223 pisos

La moratoria tendrá una vigencia de un año mientras el Ayuntamiento estudia su regulación a través de un Plan Especial

El Periódico

 Imagen aérea del barrio de Gavà Mar

 Imagen aérea del barrio de Gavà Mar / Lusa Realty

La Junta del Gobierno local de Gavà aprobó el martes la suspensión de licencias y comunicaciones previas para la instalación o ampliación de viviendas de uso turístico en la ciudad, que dispone actualmente de 223 viviendas de este tipo, 118 de las cuales fueron dadas de alta el año pasado.

Ante este alarmante incremento de pisos de uso turístico, el consistorio ha decidido paralizar durante un año la concesión de licencias, mientras trabaja en su regulación a través de un Plan Especial.

La práctica totalidad de los pisos turísticos de la ciudad se concentran en el barrio de Gavà Mar, donde se ubican 218 viviendas de este tipo, lo que supone el 98% del total de altas. Los pisos se distribuyen en ambos bandos de la autovía de Castelldefels, siendo la zona cercana a la playa la que acumula un mayor número de viviendas (el 85%).

Con esta moratoria y su posterior regulación, el Ayuntamiento pretende “evitar los efectos negativos” que comportan estas viviendas “desde el punto de vista urbanístico, social y de desarrollo turístico”, según ha anunciado este martes a través de un comunicado.

Mientras estudia su regulación

La moratoria aprobada pretende además estudiar la manera de vehicular la existencia de pisos turísticos con el desarrollo del Plan Estratégico de Turismo de Gavà, que pretende fomentar un turismo ordenado y compatible con la conservación de los espacios naturales y culturales.

La futura regulación, que se hará a través de un Plan Especial, garantizará de manera prioritaria el derecho fundamental a la vivienda, garantizando a su vez la habitabilidad, la convivencia y el descanso a los vecinos, así como el derecho a un medio ambiente adecuado y equilibrado.

Una normativa que, aseguran desde el consistorio, pretende encontrar la compatibilidad entre el ejercicio del derecho a la libertad de establecimiento y el interés general, supervisando las condiciones socioambientales del espacio público, la calidad urbana y la movilidad sostenible.

Consecuencias urbanas y de convivencia

En relación a su impacto urbanístico, desde el consistorio aseguran que han constatado que casi todas las viviendas turísticas de Gavà Mar (el 99%) se emplazan en edificaciones plurifamiliares, y que hay tres comunidades que concentran entre un 11% y un 34% de estos pisos.

Además, destacan que el planteamiento urbanístico pendiente ya delimita una importante previsión de crecimiento de uso turístico u hotelero con el desarrollo del plan Llevant Mar, que reserva una parcela destinada a hotel, y del sector de la Marinada, que se dedicará principalmente al turismo, reconociendo el uso residencial ya existente.

La proliferación de las viviendas de uso turístico comporta además “efectos no deseables en la convivencia y la cohesión social”, aclara el gobierno local, “ya que el turismo de masa tiene necesidades y comportamientos que pueden provocar gentrificación”, como la congestión del tráfico, ruidos, conductas incívicas o problemas medioambientales, que se pretenden evitar con este nuevo plan especial.

Más noticias de Gavà en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA