Ir a contenido

Contaminación acústica

La alcaldesa de Gavà reclama apoyo europeo para afrontar el impacto acústico de los aeropuertos

Raquel Sánchez pide que la medición del impacto acústico de los aviones se estandarice en toda Europa

El Periódico

Raquel Sánchez en el marco del proyecto ANIMA

Raquel Sánchez en el marco del proyecto ANIMA / Picasa

La alcaldesa de Gavà, Raquel Sánchez explicó el martes en el Parlamento Europeo el papel que deben tener los municipios y las autoridades locales en la gestión del ruido aeroportuario. Su intervención tuvo lugar en una reunión a la que asistieron, entre otros, las eurodiputadas Merja Kyllönen e Inés Ayala; Laurent Leylekian, director del proyecto ANIMA y Daniel Violato, project manager de la comisión europea.

La comparecencia se hizo en el marco del proyecto ANIMA (Aviation Noise Impact Management though Novel aproach), una iniciativa de investigación orientada a identificar y difundir las mejores prácticas para reducir la molestia del ruido que sufren las comunidades de los aeropuertos.

El proyecto ANIMA tiene por objetivo trabajar para paliar los impactos acústicos que provocan las instalaciones aeroportuarias y mejorar la calidad de vida de las comunidades que viven a su alrededor. ANIMA cuenta con el apoyo financiero del programa de investigación e innovación Horizon 2020 de la Unión Europea. Se trata de un proyecto de 48 meses con un presupuesto de 7,4 millones de euros y el consorcio está formado por 22 socios.

Gavà participa como miembro del Airport Regional Conference (ARC), entidad socio del proyecto. Gavà se adhirió a la ARC en 2013, y junto con otras autoridades locales y regionales que tienen en común la proximidad a un aeropuerto internacional, velan por implementar acciones encaminadas a reducir su impacto que acústico entre la población.

Igualdad en los indicadores

En su intervención, Raquel Sánchez reclamó mayor apoyo por parte de las instituciones europeas para el mundo local afectado por esta problemática. Y como ejemplos de esta implicación pidió  que la medición del impacto acústico se estandarice en toda Europa para evitar indicadores locales arbitrarios que puedan ser beneficiosos para una sola parte, y la necesidad de conocer los indicadores de molestia percibida por los ciudadanos y ciudadanas, y no únicamente datos del nivel acústico.

La alcaldesa también planteó que se aclaren las ayudas económicas y legales que deben devolverse a las áreas afectadas por el ruido de las grandes infraestructuras aeroportuarias, y afirmó que hay que desarrollar soluciones integrales para un tema tan complejo como es el impacto de los aeropuertos sobre la población, y que hay que abrir el debate entre todas las partes interesadas para llegar a acuerdos comunes en relación a los objetivos y los programas de investigación.

Raquel Sánchez expuso la situación de Gavà a raíz, principalmente, de la puesta en funcionamiento de la nueva pista del Aeropuerto de Barcelona en el año 2004. Desde entonces el Ayuntamiento ha trabajado con otras administraciones públicas y con los vecinos y vecinas para encontrar formas que hagan compatible la actividad del aeropuerto y el respeto a las personas que viven en su entorno.

La alcaldesa explicó que el trabajo es persistente y la vigilancia del Ayuntamiento ha sido clave para llegar a un consenso territorial y para mejorar los procedimientos operativos de despegue y aterrizajes. Y, finalmente, remarcó también la importancia que el nuevo Plan Director del Aeropuerto que en estos momentos se está planteando, no sólo no suponga un paso atrás desde el punto de vista del impacto sino que aporte mejoras en el funcionamiento.

Más noticias de Gavà en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA