Jornadas para chefs

Inmersión a la cocina japonesa

Barcelona acoge el lunes 17 de junio ITAMAE Balfegó, una jornada para profesionales culinarios organizada por esta firma especializada en atún rojo

Incluye talleres ideados para que los cocineros perfeccionen su dominio de la gastronomía nipona, así como un concurso que busca al mejor chef de sushi de toda España

Uno de los platos preparados en la pasada edición de la jornada ITAMAE Balfegó.

Uno de los platos preparados en la pasada edición de la jornada ITAMAE Balfegó.

Xavi Datzira

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

No hace falta ser japonés para preparar un buen sushi, pero sí que hace falta entender que su cocina tiene un código propio que va más allá de la técnica culinaria en sí: la búsqueda de la armonía, la precisión en el corte, la sencilla elegancia en su presentación… Ante ello, la firma Balfegó pensó que si en el Mediterráneo ya contábamos con la mejor materia prima posible para elaborar este tipo de cocina --el atún rojo--, quizás valía la pena explorar en profundidad la esencia de la gastronomía nipona para aprender a tratarlo con el máximo respeto. Y de allí nace ITAMAE Balfegó, que el próximo lunes aterriza en la Llotja de Mar de Barcelona con talleres formativos y un concurso para escoger al mejor ‘sushichef’ de España.  

Una jornada que acogerá a unos 500 profesionales y que tiene como objetivo divulgar la gastronomía y la cultura japonesa y, al mismo tiempo, aportar valor a los restauradores que buscan la excelencia en la elaboración de las recetas del país del sol naciente. “Siempre hemos tenido claro nuestro objetivo divulgativo: establecer un puente entre ambas sociedades, y fomentar la comprensión mutua y el intercambio de tradiciones y valores. Además, gracias al campeonato damos visibilidad y valor no solo a la gastronomía japonesa, sino también a los jóvenes talentos del país”, detalla Juan Serrano, CEO de Balfegó, empresa catalana líder en captura, alimentación, estudio y comercialización del atún rojo en todo el mundo.

Participantes llenos de destreza

Los ocho participantes en el concurso han sido seleccionados por su destacada destreza y creatividad, así como su excelencia culinaria y el compromiso con la auténtica gastronomía japonesa en España. De ellos, hay dos barceloneses: Nacho Dayas, del restauante Kitsuné, y Brendan Ferrero Cassidy, de Os-kuro. El resto de participantes proceden de toda la península, e incluso uno de las Islas Canarias. Se trata de Rafael Carrasco, de Kabuki Gran Canaria, que sin embargo no podrá participar debido a razones médicas. Sin embargo, la organización ha considerado que por su impacto y calidad el ámbito de la cocina japonesa merecía su nombramiento como finalista.

Jurado del concurso de sushi de la pasada edición de ITEMAE Balfegó,

Jurado del concurso de sushi de la pasada edición de ITEMAE Balfegó, / Balfegó

Por lo tanto, el lunes serán siete chefs los que mostrarán su mejor versión ante un jurado excepcional formado por Hideki Matsuhisa (Koy Shunka), Fabiola Lairet (Monster Sushi), Yoshikazu Yanome (Kaido Sushi Bar) y Hugo Muñoz (Ugo Chan). “Este concurso es una increíble iniciativa para fomentar y dar valor a la gastronomía japonesa en España. No solo reconoce a los mejores chefs de sushi del país, sino que también anima a los profesionales a perfeccionar sus habilidades, promoviendo así una mayor conciencia y apreciación de la cultura gastronómica japonesa”, apunta Matsushisa.

El ganador, además de alzarse con el título de Mejor Sushichef de España, conseguirá un premio de 3.000 euros en metálico, un viaje para dos personas a Japón y una selección de cuchillos japoneses, entre otros obsequios pensados para que siga desarrollando su talento. El chef japonés Masayuki Narumi, del restaurante Daikichi Beach en Alicante, se alzó con el galardón en el concurso celebrado el año pasado, mientras que en la primera edición fue Steven Bosen Wu Zheng, chef del restaurante Imperial de Pamplona, quien estrenó el palmarés.

La elección de Barcelona como sede no es casual, sino que es un reconocimiento al auge que ha experimentado la gastronomía japonesa en la ciudad en las últimas dos décadas. Además, la fecha del evento coincide estratégicamente con el Día Mundial del Sushi, el 18 de junio. No hay mejor forma que darle un merecido homenaje.