15 ago 2020

Ir a contenido

Nuevo vídeo de Gourmets

Alkimia y Al Kostat emprenden nuevos retos tras el confinamiento

Jordi Vilà protagoniza la segunda entrega de la serie que secunda la iniciativa solidaria Over the Rainbow de la bodega Grandes Vinos

"La buena cocina hay que hacerla a mano y con buena mano, mirando al futuro pero sabiendo de dónde venimos", dice el chef

Alberto Larriba / Anna Riera

El chef Jordi Vilà, en la cocina del restaurante Alkimia.

El chef Jordi Vilà, en la cocina del restaurante Alkimia.

Uno de los primeros restaurantes de alta cocina de Barcelona con estrella Michelin que reabrió sus puertas –el 8 de junio− tras el confinamiento fue el Alkimia de Jordi Vilà. Ubicado en un piso principal encima de la fábrica Moritz (Ronda Sant Antoni, 41), comparte espacio con Al Kostat, la otra feliz y acertada propuesta gastronómica del chef catalán que soñaba desde muy pequeño con ser cocinero. Afortunadamente, ese sueño se hizo realidad y hoy es un referente de la cocina de autor con raíz catalana.

La segunda entrega de la nueva serie de vídeos producida por Gourmets y secundada por la iniciativa solidaria Over the Rainbow de la bodega Grandes Vinos no podía haber hecho mejor elección.

Alkimia refleja fielmente la filosofía culinaria de Jordi Vilà, que piensa que “la buena cocina hay que hacerla a mano y con buena mano, mirando al futuro pero sabiendo de dónde venimos”. El chef defiende una cocina “simple, fresca, viva”, siempre atenta a cada paso. “Preferimos el error con alma que la perfección desalmada”, dice Vilà, que antepone “las texturas y la sutiliza del mar a la contundencia de la carne”. Una de sus recetas más personales e identificativas [como muestra en el vídeo] es el mar y montaña de pepino de mar y oreja de cerdo con rustido de galanga y plancton. En Alkimia, “el comensal es un espectador de mi obra”, explica el chef. “Yo le digo qué platos componen el menú que va a degustar y en qué orden se comen”, apostilla. 

Por el contrario, Al Kostat ofrece un servicio diferente, más directo. Presenta una carta fresca, rigurosa con el producto, compuesta de platos, platillos y tapas pensados para compartir. Aquí es el cliente quien asume el control. Eso sí, ambas propuestas persiguen que el cliente disfrute de una experiencia única y se sienta como en casa, comenta Sònia Profitós, jefa de sala, copropietaria y alma máter junto a Jordi Vilà de Alkimia y Al Kostat.

Innovación constante

La aparición de la covid-19 pilló a contrapié a la pareja de restauradores, que han tenido que aparcar por ahora una serie de inversiones dirigidas a evolucionar el modelo de negocio. Aun así, fieles a su compromiso con la innovación, una de sus firmes apuestas reside en implementar una propuesta sólida de vinos que acompañen en perfecta armonía los platos que se sirven con el Menú Alkimia y el Menú Gran Atelier.

Jordi Vilà se dispone a elaborar una de sus recetas.

Cabe destacar también la puesta en marcha de la versión adaptada al formato ‘delivery’ de Al Kostat y el nuevo proyecto solidario junto a Gabi Calzado, su socio en el Vivanda (Major de Sarrià, 134), para aprovechar la comida que no sirven en el restaurante y destinarla a aquellos colectivos desfavorecidos que no tienen acceso a una cocina de calidad, especialmente las personas mayores. Otra novedad que dará que hablar es la nueva tienda Va de cuina (â) del Vivanda −a punto de inaugurar−, para degustar en casa los platos que se elaboran en el restaurante.

Tras la reapertura, la prudencia guía los pasos de Jordi y Sònia. Ambos son conscientes de la situación generada por el coronavirus y, aunque valoran la idoneidad y disposición de sus establecimientos, no dudarán en volver a cerrar si las circunstancias así lo aconsejan. “No queremos poner en riesgo la salud de ningún miembro del equipo ni de nuestros clientes”, afirman. Trabajar con responsabilidad y seguridad es la única manera de afrontar la pandemia. Y por ello brindan con el Anayón Garnacha Parcela 81 del 2017 -cuyas ventas van destinadas al 100% a dos asociaciones, Médicos del Mundo y Yomecorono-, con el que envían un mensaje de empatía y solidaridad que ayude a superar las dificultades y seguir adelante.

Temas Restaurantes