GRUPO BEER & FOOD

Batalla por un taco

La Chelinda recurre a iconos del diseño y a objetos artesanales propios de la cultura mexicana para renovar la imagen de la clásica taquería

Tacos.

Tacos.

Se lee en minutos

ALBERTO GONZÁLEZ / Barcelona

Las paredes de La Chelinda (Enric Granados, 9) son un homenaje a todas aquellas mujeres –madres e hijas, pero también generalas, capitanas y tenientas de ejércitos– que participaron en la revolución mexicana con el claro objetivo de conseguir la libertad para su pueblo. Mujeres como Petra Herrera (1887-1916) que, vestida de hombre y con el seudónimo de Pedro Herrera, participó en muchas batallas junto a Pancho Villa y demostró un liderazgo ejemplar; Adela Velarde (1900-1971), quien creó el grupo revolucionario de las adelitas, que lo mismo hacían de enfermeras que de combatientes; o Carmen Parra (1885-1941) que, junto a las tropas de Francisco Villa, participó en la toma de Ciudad Juárez. Todas estas mujeres se ven representadas por Chelinda, un personaje que, sin ser real, recoge el espíritu de estas valientes heroínas que celebraban en las cantinas sus conquistas al grito de “viva la revolución”. Y siempre con una 'chela' (cerveza en mexicano) en alto.

Te puede interesar

Este ese el punto de partida del nuevo restaurante mexicano de la capital catalana (el segundo establecimiento con este nombre en la ciudad; el primero se encuentra en el centro comercial Diagonal Mar), donde se elaboran las recetas típicas del país azteca. Acercan al consumidor la mejor selección de botanas y antojitos (que es como en México se denominan comúnmente los entrantes), entre los que se encuentran el ceviche al estilo Sinaloa o los mini elotes. También elaboran nueve variedades de burritos, platos especiales (destaca la torta carnitas o la enchilada de mole poblano, con su salsa especial, que incluye más de 30 ingredientes). Y –cómo no–, los famosos tacos (desde los de ternera con café y chile, al de cochinita pibil, pasando por el de barbacoa de res al estilo norteño). Y bien podrían ser motivo de una batalla (no quizás tan cruentas como las de las mencionadas al inicio de este artículo; pero batalla, en definitiva). Para acabar, una amplia carta de bocados dulces, entre los que destaca el nuevo postre revolucionario La Chelinda, una explosión de sabores y texturas con bizcocho esponjoso de plátano, helado de coco, plátano natural, semillas de chía hidratadas en café y ralladura de lima.

Finalmente, el establecimiento cuenta con una amplia carta de tequilas 100% agave azul, sin ningún tipo de adulteraciones, que no solo sirven para poner el punto y final a un ágape, sino que perfectamente pueden acompañar toda la comida o cena. Los mismo ocurre con los cócteles: tienen siete tipos de margaritas distintos, tan originales como el Margarita Guacamole, elaborado con Don Julio, lima recién exprimida, triple seco, agave y guacamole, servido en una copa con filo de nachos picados.

Temas

Restaurantes