Ir a contenido

LA ESPECIALIDAD

Al 'delizioso' bocata

Santo Porcello elabora paninis al más puro estilo italiano en el barrio barcelonés de Sant Antoni

ALBERTO GONZÁLEZ / Barcelona

Uno de los paninis servidos en el establecimiento.

Uno de los paninis servidos en el establecimiento.

Toni Pol ya tenía el restaurante Due Spaghi cuando se propuso abrir un segundo negocio en Barcelona. Y no pudo encontrar una opción más cómoda. Santo Porcello nacía hace un año en el local colindante. Tan cerca están que comparten una misma dirección (Sepúlveda, 151), así como una clara apuesta por la cocina italiana. La influencia le viene de su pareja, originaria del país de la bota, de donde proceden todos los productos de esta nueva 'paninoteca' de la ciudad. “Creo que en Barcelona solo hay un par de negocios más como este”, explica Toni, mientras da la bienvenida a este pequeño y moderno local, donde degustar deliciosos bocadillos al estilo italiano, que se sirven en sus pocas mesas y un par de barras.

En la carta se puede encontrar una decena de especialidades, desde el Bologna La Grassa (con 'mortadella', queso 'Scamorza affumicata', pesto de pistacho y aceto balsámico de Módena), el Il Po ('pancetta arrotolata', gorgonzola y calabacín), el panini de la temporada (ahora mismo tienen el 'vitello tonnato') u opciones 'veggies', como el Peppone (con berenjena, calabacín, ricotta, tomates semiseco y rúcula). Una parte importante de su éxito es el pan, sobre el que Toni desvela un secreto: “Faltaban cuatro días para la inauguración del local y aún no teníamos el que nos convenciera. Y estábamos a punto de entrar en pánico. Finalmente, contactamos con Yellow Bakery, que tienen su obrador en la calle de Regomir, donde encontramos el pan perfecto: alveolado, con una corteza muy fina que, al tostarse, queda espectacular”.

Todos los embutidos y los quesos llegan directamente desde Italia, y se exponen en una vitrina (curiosamente, en este mismo local existía una carnicería en el pasado), donde también pueden comprarse al peso. Además, unas estanterías colocadas sobre las mesas sirven como expositor, y ofrecen la opción de adquirir otros productos italianos gurmet, como mermeladas, salsas de tomate o pasta.

Recientemente, la paninoteca ha lanzado una fórmula económica por la que se puede degustar un panini y una capa de 'spritz' por 8 euros (entre las 18.00 y las 20.00 horas). Horario europeo y sabor 100% italiano.

Temas: Restaurantes