Luis Enrique, eliminado, sí, pero con 740.401 seguidores en su ‘twitch’

Qatar desde mi sofá

Qatar desde mi sofá / Archivo

5
Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas
Emilio Pérez de Rozas

Periodista

ver +

Tras su tremendo fracaso, tanto el ‘Tata’ Martino (México) como Roberto Martínez (Bélgica) presentaron su dimisión como seleccionadores. Dos minutos después de que fuesen eliminados del Mundial de Qatar, los dos entrenadores dejaron sus cargos. Luis Enrique es diferente. Luis Enrique le echó la culpa al pasto, perdón a Marruecos, perdón a los penaltis, perdón a la crueldad del fútbol (mira, en esto tiene razón Joan Laporta: Xavi Hernández también dijo que el fútbol había sido muy cruel cuando no pasó de la fase de grupos de la Champions, pese a contar con 17 mundialistas en su plantilla).

Los que dijimos y escribimos desde el primero día, no semanas después, no, desde la misma composición de la convocatoria de los 26 soldados de Luis Enrique, que España no iba a ningún sitio con un grupo donde no estaban algunos de los mejores futbolistas españoles y, sobre todo, algunos de los futbolistas que mejor en forma estaban en esos momentos, sino los que son fieles al espíritu que impone Luis Enrique, podemos decir ahora (y no es apuntarse al carro, no) que el ridículo de la selección de Luis Enrique ha sido tremendo: España ha sido la única favorita de Qatar-2022 que ha quedado eliminada, ¡la única!, en los octavos de final, pues las demás favoritas han cumplido todas y de sobras: Croacia-Brasil, Países Bajos-Argentina, Marruecos-Portugal e Inglaterra-Francia.

Partido estéril

Lo de España ha sido muy fuerte, tanto que, desde que fue campeona del mundo en el 2010, solo ha ganado 3 de los 11 partidos que ha disputado en un Mundial: a Australia, a Irán y goleado a Costa Rica, una de las tres peores selecciones de Qatar-2022. A España la ha enviado a casa una selección menor, pues Marruecos es el cuarto país africano que se mete en unos cuartos de un Mundial. España se vuelve a casa disparando tres veces a puerta en 130 minutos, eso sí, teniendo la posesión (77% contra 23%) y dando la friolera de 1.019 pases. España ni siquiera fue campeona de su grupo. España iba por el lado fácil del cuadro. Y a España la eliminan después de fallar todos los penaltis de la tanda definitiva, cosa que no ocurría en un Mundial desde el año 2006, cuando Suiza los erró ante Ucrania. Si todo eso no sirve para que Luis Enrique dimita ¡ya! es porque espera dar la noticia en su próximo ‘twitch’.

Luis Enrique trata de animar a Sergio Busquets tras la eliminación

/ REUTERS/Wolfgang Rattay

Y, curiosamente, la guinda a todo este pastel de despropósitos (España no ha jugado contra nadie en este Mundial, solo pudo empatar con la peor Alemania en años) se produce 24 horas después de que el seleccionador criticase a los periodistas (de nuevo) por hacerle preguntas que fueron, según él, auténticos “topicazos”. Por ejemplo: “¿Han entrenado el lanzamiento de penaltis?” “¡Menudo topicazo! En una de las concentraciones previas al Mundial, les dije a mis jugadores que debían llegar a Qatar habiendo practicado 1.000 lanzamientos en sus equipos, pues aquí, en el Mundial, no tenemos tiempo para practicarlos”.

Según Luis Enrique, en la selección no hay tiempo para entrenar los penaltis, pero sí para hacer un 'twitch' cada día

Estupendo, no hay tiempo para practicar el lanzamiento de penalti, pero sí para hacer un ‘twitch’ cada día y ganarse a 740.401 seguidores, fans, que es lo que se lleva puesto Luis Enrique después de este fracaso. Eliminado del Mundial a las segundas de cambio (casi primeras, pues caer en octavos es más de lo mismo), pero con 740.401 fans en las redes que, posiblemente, a estas horas no le tendrán ya tanta devoción. Es posible, quien sabe, que alguno de los delanteros que el seleccionador posee en su Liga Fantasy del móvil, por ejemplo, Iago Aspas, sí hubiese metido alguno de esos penaltis.

"España inventa el fútbol 'comida de hospital': sin sal, sin color, sin gracia. 'La Furia' que encantó entre 2008 y 2012, ahora aburre"

Mauricio Noriega / Diario 'O Globo', de Brasil

Y es que, como también dijo, con forma provocativa y tono altivo en su última conferencia de prensa, Luis Enrique y sus soldados habían decidido morir con sus ideas y su estilo. Es decir: 77% de posesión, 1.019 pases y tres disparos a puerta. Y, claro, al final del partido todos dijeron “los rivales siempre nos plantean el mismo tipo de partido”. Ya, sí, siempre, ¿y qué hacéis vosotros y vuestro entrenador para que no os suceda (casi) siempre lo mismo. Pues nada, ser eliminados porque ni hay ni quieren ‘plan B’, cuando hasta Pep Guardiola tiene ‘plan B’ y acaba de fichar a su Álvaro Morata, Erling Haaland ‘porsiaca’.

Los jugadores españoles esperando lo peor en la tanda de penaltis contra Marruecos.

/ EFE/EPA/Tolga Bozoglu

El mundo se quedó anoche atónito tras la eliminación de España, pues nadie se esperaba que la sorpresa de los octavos fuese la selección de Luis Enrique, que se había ganado al mundo de la crítica porque se había convertido en un ‘streamer’ más. ¡Mentira!, en un ‘streamer’ más, no, pues el seleccionador fue el ‘streamer’ que más creció en el mes de noviembre y llevaba camino de alcanzar el millón de seguidores. Quién sabe, es posible que Luis Enrique, si deja la selección, que está por verse pues tanto Luis Rubiales como José Francisco Molina, director deportivo de la Federación, arden en deseos de renovarle, entre otras razones porque el ‘mister’ asturiano es el mejor paraguas que tienen, se dedique ahora a hacer la competencia a Ibai Llanos. Puede.

Noticias relacionadas

De lo que no hay duda es de que su estilo, su estrategia de juego, su forma de plantear los partidos se ha demostrado, al menos en este Mundial, un auténtico fracaso. El fútbol ya no pasa por la posesión sino por la intención con la que manejas esa posesión. Tan solo dos horas después de que España hiciese el ridículo ante Marruecos, Portugal, sin Cristiano Ronaldo, ¡ojito al dato!, arrolló a Suiza por 6-1. ¿Saben quién ganó la posesión en ese partido? Suiza, sí, con un 54% de posesión. Y se llevó un 6-1.

Lo escribió anoche Mauricio Noriega, una de las plumas periodísticas más prestigiosas de Brasil, en el popular diario ‘O Globo’: “España inventa ante Marruecos el fútbol ‘comida de hospital’: sin sal, sin color, sin gracia. ‘La Furia’, que encantó entre el 2008 y el 2012, ahora aburre”.