Triunfo en Asturias

Primera gesta del Andorra de Piqué en Segunda

  • Un gol de Pau Casadesús, en el tiempo añadido, proporcionó al conjunto pirenaico los tres primeros puntos en su debut ante el Oviedo, equipo que aspira este año al ascenso.

Los jugadores del Andorra se abrazan tras marcar en el Carlos Tartiere.

Los jugadores del Andorra se abrazan tras marcar en el Carlos Tartiere. / FC ANDORRA

2
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

Era el inicio más complicado con el que un equipo novato en la categoría podía encontrarse para que el sueño del ascenso se convirtiese de repente en una pesadilla, de las que te incorporan en la cama y te provocan escalofríos: Oviedo, Sporting y Las Palmas, y los tres lejos de Andorra, como para perder los tres y verse abocado al pozo de las calamidades.  

Las obras en el Estadi Nacional, que como todas las obras, ya sea un baño, una cocina o un campo de fútbol, siempre tardanunaeternidad y las inauguraciones se hacen esperar. Por esta razón el conjunto de Gerard Piqué se ha visto obligado a un exilio deportivo de su país, a permanecer toda la semana en Asturias, antes de regresar a Andorra y volar después a Gran Canaria desde Barcelona. Pero el debut no podía ser mejor y más esperanzador, tanto para que Eder Sarabia, el técnico del conjunto andorrano, diera botes de alegría y pueda aprovechar esta semana asturiana para cumplir su deseo de subir en bici al Angliru, mientras sus jugadores se toman un día de descanso y turismo. 

Gol en el tiempo añadido, cuando el rival jugaba con uno menos, un tanto de tres puntos, que suma en positivo y que coloca al Andorra como el equipo que no se arruga en Segunda, que no teme a nadie, ni a un Oviedo, conjunto de los que siempre mira para arriba, con el deseo de volver a una Primera División que no pisa desde 2001, en los tiempos en los que Radomir Antic era el entrenador.

La expulsión del Oviedo

Noticias relacionadas

El ascenso no entra en los planes del Andorra, que busca la estabilidad en Segunda y lo quiere hacer como demostró en Asturias, a base de tocar el balón, de moverlo con criterio y de condenar a su rival con un porcentaje de posesión, que llegó a estar por encima del 70% en la primera parte. Quizá les falta remate en los metros finales, pero entonces ya serían el equipo perfecto y las intenciones de este curso serían mucho más altas que conseguir el aprobado de la permanencia.

El Oviedo se rompió cuando Sergi Enrich (en el minuto 88) fue expulsado 'denunciado' por el VAR. Y con un jugador más el Andorra encontró los espacios suficientes para que apareciera Pau Casadesús y logrará el 0-1 en el tiempo añadido. Mejor, imposible.