ESPAÑA-ISLANDIA (5-0)

España se divierte con un gran fútbol y golea a una tierna Islandia

Álvaro Morata dispara a puerta para marcar el primer gol ante Islandia, durante el partido amistoso que los dos combinados nacionales disputan este martes en el estadio de Riazor, en A Coruña

Álvaro Morata dispara a puerta para marcar el primer gol ante Islandia, durante el partido amistoso que los dos combinados nacionales disputan este martes en el estadio de Riazor, en A Coruña / EFE/Lavandeira

4
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

En dos minutos llenos de precisión y puntería, la nueva España de Luis Enrique puso la bella firma a una excelente media hora inicial. Una media hora de juego moderno, atractivo, coral donde solo Morata repetía en el once con respecto al que ganó a Albania en Cornellà-El Prat. Una España nueva, pero manteniendo la misma idea táctica, con un 4-3-3 tradicional de Lucho, donde el movimiento del balón era tan y tan rápido que Islandia acabó claudicando. Acabó derrengada incapaz de seguir la velocidad de la pelota porque fluía con tanta naturalidad que el fútbol se tornó hermoso.

Morata marca de penalti el 2-0 a Islandia en Riazor.

/ @SeFutbol

Y eso que Riazor asistía a un partido supuestamente amistoso. Amistoso era pero Luis Enrique ha inyectado tanta competitividad a su selección que cada minuto resulta un tesoro. Eran 10 nuevos con respecto al sábado. 10 nuevos y el viejo Morata, que se redimió con un excelente tanto, el 1-0, que premiaba el soberbio funcionamiento colectivo de España.

Una imagen de Riazor tras el 2-0 de España a Islandia.

/ @SeFutbol

El pase, sedoso, filtrado y en diagonal de Hugo Guillamón, el jugador del Valencia, rasgó a la defensa islandesa porque contó, además, con la complicidad de Carlos Soler, quien astutamente dejó pasar la pelota entre sus piernas. Ni necesitó tocarla, permitiendo al delantero de la Juventus amansar la pelota y definir con suavidad para darle a Luis Enrique lo que pedía. Contundencia ofensiva. Y a los dos minutos, el demonio que es Dani Olmo se inventó una jugada sensacional por la banda izquierda llevando hasta a tres defensas a la frontal pequeña, incapaces de deternerlo.

El ‘nueve’ de Lucho 

Bueno, sí. Sí detuvieron al talentoso jugador del Leipzig, quien a sus 23 años hace preguntarse porque no está en ningún gran club de su país. Lo hicieron, pero cometiendo penalti. Otra oportunidad, y ésta aún más sencilla, para que Morata definiera con tranquilidad firmando el segundo gol de la selección. Dos minutos y dos tantos y el ‘nueve’ de Lucho continúa engordando sus estadísticas porque suma 25 goles en sus 52 partidos.

Morata celebra el primer gol ante Islandia

/ Reuters/Vincent West

Ya antes de dominar con claridad en el marcador estaba gobernando España con una insultante autoridad el partido, que resulta, y sin duda alguna, de buen ensayo para el técnico asturiano. Eligió a dos selecciones (Albania e Islandia) con mentalidad defensiva, capaces de instalar su campamento base en el área propia.

Una imagen del marcador de Riazor anunciando los espectadores del España-Islandia.

/ @SeFutbol

Equipos que ponen a prueba la paciencia y la calma, algo que demostró el equipo de Luis Enrique, quien vive feliz con esa asfixiante presión con la que somete a sus enemigos, además de pasarse tranquilamente la pelota. Pero sin burocracia, todo ejecutado a la máxima velocidad.

La alegría de Jordi Alba

Basta ver, por ejemplo, al lateral azulgrana, que lució el brazalete de capitán de España por la ausencia de Busquets, para comprender la alegría del juego. Firmó Alba una primera parte impecable. Pero no tenía suficiente.

Y a los dos minutos de iniciarse la segunda mitad, todo ocurría en dos minutos, sirvió desde la banda izquierda una gran asistencia a Yeremy Pino, quien en un ejercicio lleno de autodeterminación se adelantó a la defensa islandesa para conseguir el 3-0, mientras Riazor coreaba los nombres de Pedri y Gavi, símbolos de la juvenil España de Luis Enrique.

Sarabia celebra un gol ante Islandia

/ AFP/Javier Soriano

Noticias relacionadas

Llegaron los cambios masivos, pero nada cambió porque Marcos Alonso hizo de Alba apoyados ambos en los precisos pases de Carlos Soler asistiendo a Sarabia, que se transformó en Morata con un certero cabezazo para retratar el contundente 4-0. Al inicio, el gol resultó esquivo, pero después, y producto del buen juego, terminó viéndose todo lo que quería Luis Enrique. Una España conectada al partido de tal manera que no dio en ningún momento la sensación de que era una noche amistosa, con Riazor entregada a Gavi y Pedri, los niños que encarnan la esperanzadora obra de Lucho.

A más ruido exterior sobre su futuro, mejor juega su España.

La ficha del España-Islandia (5-0)

España: Unai Simón (6); Azpilicueta (6), Hugo Guillamón (6), Laporte (6), Jordi Alba (8); M. Llorente (7), Koke (7), C. Soler (7), Yeremi (5), Morata (8), Dani Olmo (7). 

Técnico: Luis Enrique (8). 

Cambios: Sarabia (8) por Morata (m. 58); Marcos Alonso (7) por Alba (m. 58); Ferran Torres (6) por Dani Olmo (m. 58); Gavi (5) por Soler (m. 69); Pedri (s.c.) por Azpilicueta (m. 81).

Islandia: Rúnarsson (4); Sampsted (3), Bjarnasson (3), Grétarsson (4), Magnússon (5); Bjarnason (5), Thordansson (4); Thradarsson (4) Thorsteinsson (4), Bodvarsson (4) y Helgason (4).

Técnico: A. Vidarsson (4). 

Cambios: Gunnlaugsson (4) por Thrandarsson (m. 60); Sigurdsson (4) por Thordarson (m. 60); S. Gudjohnsen (4) por Bodvarsson (m. 67); Gudmundsson (4) por Thorsteinsson (m. 68)   

Goles. 1-0, Morata (m 37); 2-0, Morata (m. 39, de penalti); 3-0, Yeremy Pino (m. 47); 4-0, Sarabia (m. 61); 5-0, Sarabia (m. 73).

Estadio: Riazor.

Espectadores: 28.117