EL ÚLTIMO DELANTERO AZULGRANA

El Barça presenta a Aubameyang, socio 143.282 y "jugador top", según Laporta

El delantero asume su llegada al Camp Nou como "la oportunidad de mi vida" en el tramo final de su carrera

Aubameyang posa en el Camp Nou durante su presentación oficial.

Aubameyang posa en el Camp Nou durante su presentación oficial. / FCBARCELONA

4
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Si no hay dos fichajes iguales, el detalle diferencial de Pierre-Emerick Aubameyang respecto a sus antecesores y "jugador top" como se supone que son todos los futbolistas que llegan al Barça, es que además de ingresar en la plantilla se ha incorporado también a la masa social azulgrana. Con la camiseta del dorsal 25 y la placa gráfica de su presentación, 'Oba', así se le puede llamar, lució su carnet de socio. Recibió el número 143.282.

"Cualquier jugador que viene al Barcelona tiene que adaptarse al equipo", asume Aubameyang, consciente de que su estilo, y el estilo de los equipos donde jugó, son distintos a las particularidades del sistema azulgrana. En el Camp Nou dispondrá de pocos espacios para correr y jugar en profundidad, y seguramente encontrará la oposición de más de un defensa a la hora de rematar.

Pero tiene 32 años, una contrastada fama de goleador y eso, precisamente, es lo que ofrece el futbolista gabonés (por parte de padre, Pierre), español (de su madre Margarita) y francés (de lugar de nacimiento: Laval, 18 de junio de 1989). Aubameyang contempla su nueva etapa en el Barça como "la oportunidad de mi vida", surgida en el tramo final de su carrera.

"Estoy feliz, como viviendo un sueño del que no quiero despertarme"

Pierre-Emerick Aubameyagn / Delantero del Barça

El conflicto con Arteta

"Estoy feliz, como viviendo un sueño del que no quiero despertarme", añadía, en una declaración más convencional de un futbolista próximo a los 33 años, y porque ha encontrado una formidable válvula de escape del conflicto que tuvo en el Arsenal y por el que fue apartado del equipo.

El problema, en realidad, lo tuvo con Mikel Arteta, el entrenador. "No estaba contento, no puedo decir mucho más", dijo del asunto, sin aclarar quién no estaba contento. Se supone, obviamente, que ninguno de los dos. El Arsenal perdió a su capitán y Arteta a su goleador, que ahora pasa a manos de Xavi, ansioso por alinearle de inmediato.

Aubameyang, en un entrenamiento del Barça en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí.

/ FCBARCELONA

Preparado para jugar

"Estoy preparado para jugar", afirmó el delantero, en la doble acepción física y futbolística. Aunque no disputa un partido desde diciembre, lo que supone dos meses sin ritmo de competición, y, además, debe adaptarse rápidamente a un equipo que no conoce. En cuatro días aparece la primera cita con el Atlético.

Debutará así en la cuarta liga de su carrera. Antes jugó en Francia (Dijon y Lille, Mónaco y Saint Etienne en Primera), Alemania (Borussia Dortmund) e Inglaterra (Arsenal). Estuvo incluso en la cantera del Milan de Italia aunque no debutó en la Serie A. En Dortmund coincidió con Ousmane Dembélé, que se sienta a su lado en el vestuario. Ya debe estar al corriente del divorcio con el Barça, aunque el francés sigue en Sant Joan Despí. "Solo puedo decir que veo a Ousmane entrenarse muy bien", afirmaba. Algo que nadie discute. Ni Xavi.

Dembélé no se va y Aubameyang también espera agotar su contrato. "Trabajaré para quedarme el máximo tiempo posible", afirmaba Aubameyang, que ha firmado un contrato hasta 2025, pero que tiene una cláusula de salida en 2023. "El club es agradecido y tendrá en cuenta tu sacrificio", aseguró Laporta, dando a entender que el jugador acepta cobrar muy poco ahora, forzado por el límite salarial del Barça, y acumular la mayor parte de la ficha en los próximos años.

No era madridista

Aubameyang aclaró que vivió el último día de mercado en casa de su padre, en Sitges, tras aterrizar en Barcelona sin la certeza de fichar. Necesitaba liquidar su trayectoria en el Arsenal, que le acabó pagando parte de la ficha que le quedaba pendiente hasta 2023. Por la tarde, recibió la llamada del club con el visto bueno para hacer la revisión médica y dos minutos antes de la medianoche pudo estampar su firma en el contrato.

"Todos los mensajes que he recibido de la familia son buenos; todos están felices por mí y, como he dicho, es un honor estar en el Barcelona y lo voy a dar todo por este club"

Pierre-Emerick Aubameyang / Delantero del Barça

Noticias relacionadas

La otra incógnita era conocer su presunta querencia madridista y la promesa que hizo a su abuelo Emiliano de que vestiría de blanco. Un asunto delicado si se trataba en suelo barcelonista y más si involucraba al socio 143.282. 'Oba' afirmó que don Emiliano era del Atlético y que si dijo que jugaría en el Madrid fue para fastidiarle.

"Todos los mensajes que he recibido de la familia son buenos; todos están felices por mí y, como he dicho, es un honor estar en el Barcelona y lo voy a dar todo por este club", concluyó Aubameyang, el último que se suma a la aventura del Barça.