Un regreso esperado

Eriksen solo piensa en su vuelta al fútbol tras superar el infarto

  • El danés ha concedido una entrevista a la cadena pública 'DR1' donde narra como vivió el momento

  • "Me han hecho tantas pruebas como era posible, así que no tengo ningún miedo a que pueda ocurrir otra vez", asegura

Eriksen durante su primera aparición pública tras el infarto 

Eriksen durante su primera aparición pública tras el infarto 

2
Se lee en minutos
Carlos Monfort

Christian Eriksen ha reaparecido públicamente por primera vez tras el infarto que sufrió durante la Eurocopa del pasado verano. Ha sido en una entrevista que ha concedido a la televisión pública 'DR1' de su país, donde asegura que su objetivo ahora mismo es volver al fútbol profesional y sueña con con poder ayudar a su selección en el próximo Mundial de Qatar. El jugador rescindió su contrato con el Inter de Milán y actualmente se encuentra sin equipo. Mientras tanto, se entrena por su cuenta por su cuenta y según su agente, "varios equipos se han interesado por él".

Noticias relacionadas

"Antes del partido me sentía genial, no había indicios de nada. Me sentía normal, así que no lo vi venir en absoluto", asegura. Preguntado por el momento en que sufrió el infarto, Eriksen dice recordar que "la pelota me golpeó. Sentí que estaba entregando el balón con la espinilla y noté un calambre en la pantorrilla. Y entonces, me voy", cuenta reflexivamente. "Cuando me despierto, es como despertar muy distante. No es como un sueño. No recuerdo nada. En los sueños, uno suele recordar pequeñas partes. No recordaba nada de cuando me fui. Me sentí distante. Tuve que luchar con mi respiración. Empecé con los ojos cerrados. Y luego, en silencio, empiezo a ver gente parada a mi alrededor. Todos los médicos a mi alrededor. Podía escuchar sus voces. Recibo una señal en mi cabeza y digo 'muévete'. Incluso nuestro médico dice 'tiene 30 años'. Y lo corrijo de inmediato y le digo: 'No, tengo 29 años. Ahora relájate'. Estaba consciente de inmediato".

El ex del Inter dice no tener ningún miedo a poder sufrir un incidente parecido en el futuro. "De ninguna manera, ni por asomo. Al principio, tenía cuidado pensando en cuánto podía aguantar mi corazón tras lo ocurrido. Pero ahora siento que me han hecho tantas pruebas como era posible, así que no, no tengo ningún miedo a que pueda ocurrir otra vez", asegura. Eriksen quiso agradecer la rápida actuación de los médicos y compañeros, que le brindaron las técnicas de primeros auxilios sobre el césped antes de ser reanimado. "La gente lo vio y lloró en sus salones o donde sea que lo vieron, pero lo vivieron completamente. A pesar de todo soy afortunado por estar aquí hoy y demostrarles que 'gracias por las lágrimas, pero que sigo aquí", aseguró emotivamente.