PREMIER LEAGUE

Newcastle celebra, Inglaterra se rebela

Mientras la ciudad del norte de Inglaterra celebra la compra del club por parte de un fondo saudí ligado al heredero de la corona, los demás equipos de la Premier ya han alzado la voz y exigen una reunión a la dirección de la liga

Newcastle celebra, Inglaterra se rebela

Owen Humphreys

3
Se lee en minutos
Pol Ballús

El periódico inglés The Times dedicó su viñeta diaria, este sábado, a la compra del Newcastle United. Dibujando la tradicional camiseta de los ‘magpies’, rayas negras sobre un fondo blanco, convertía las franjas en los barrotes de una cárcel, que encerraban dentro de la camiseta múltiples prisioneros saudís con las manos llenas de sangre. Una metáfora que desnuda una evidencia: Inglaterra es consciente de quien ha tomado el mando del club de fútbol y todo lo que supone, pero a la Premier League no le ha importado tanto.

 La compra del Newcastle por el fondo inversor saudí PIF, liderado por el heredero a la corona de Arabia Saudí, el increíblemente rico Mohammed Bin Salman, ha estallado en el Reino Unido sin que muchos lo esperaran. Sobre todo porque la misma oferta, del mismo fondo inversor, fue rechazada por la propia Premier League hace 18 meses.

"La liga tomó una decisión firme respecto a las entidades que tendrían el control del Newcastle con esta oferta”, sentenció el director ejecutivo de la Premier, Richard Masters, en agosto de 2020. Ahora todo ha cambiado y quizás por esto, según ha revelado The Guardian, los 19 clubes restantes de la liga inglesa se han alzado contra la compra del Newcastle. Exigen una reunión de inmediato con la Premier League para obtener más detalles de la operación, aludiendo a temores de que se dañe el prestigio de la liga.


/ Oli SCARFF / AFP

El papel de Qatar

Más allá de comunicados oficiales, la realidad es otra: quien desatascó la compra del Newcastle habría sido ni más ni menos que Qatar. Desde la sombra, los qatarís han tenido un papel protagonista a través de BeIn Sports, canal de televisión propiedad del gobierno.

La cadena tiene todos los derechos de emisión de la Premier League en el norte de África y Oriente Medio. De hecho, es el canal que más dinero aporta a la competición. Sin embargo, Arabia Saudí tenía una afrenta personal con BeIn Sports: desde hace cuatro años, el canal estaba vetado en el país por parte del gobierno, que pirateaba su señal para emitir los partidos de la Premier League.

Se dio por hecho en Inglaterra hace año y medio que la presión de Qatar a la liga por impedir la compra del Newcastle fue importante. Esta semana pasada, por sorpresa, el país saudí anunció un acuerdo para levantar el veto a BeIn Sports, y que emitiera sin problemas. A partir de entonces, curiosamente, la Premier aprobó la compra. 

Bendición de Shearer

Mientras tanto, en Newcastle, no lo dejan de celebrar. El país que se rebeló hace menos de un año para frenar la elitista Superliga europea, ahora ve como en el norte del país brindan por Arabia Saudí. Una cierta contradicción, que no afecta en exceso a una hinchada del Newcastle alejada del ‘top mundial’, pero harta de su propietario hasta la fecha, el empresario Mike Ashley.

Tras ver como su anterior presidente les quiso cambiar el nombre de su estadio, Saint James’s Park, para bautizarlo con el de su empresa, o de protagonizar nefastas decisiones deportivas, el aterrizaje del fondo saudí no es nada menos que un bote salvavidas en Newcastle.

Más allá de los centenares de aficionados que se congregaron a los aledaños del estadio para celebrar la compra, leyendas del club como Alan Shearer también expresaron su satisfacción: “¡Vamos! Nos podemos atrever a creer en el futuro de nuevo”, sentenció el exdelantero, ahora comentarista en la BBC, en su primera reacción pública.

Noticias relacionadas

¿Qué viene ahora?

En las próximas semanas se espera que la nueva dirección deportiva destituya al actual entrenador, Steve Bruce, previo finiquito de 10 millones de euros. The Telegraph anunció que los planes del club pasarán por hacer una inversión inmediata en la cantera, cercana a los 60 millones de euros, y encontrar un entrenador y un director deportivo para liderar el proyecto. No sería de extrañar ver las primeras grandes inversiones en invierno, con el Newcastle hundido hoy en zona de descenso. Quizás de forma temporal porque, desde esta semana, su historia en particular y la del fútbol en general puede haber cambiado para siempre.