'LA PULGA' AL SERVICIO DEL PSG

Leo Messi, el mejor de la historia, por los suelos

  • Después de marcar su primer gol con el PSG en una de sus jugadas preferidas, con pared con Mbappé y disparo a la escuadra, el as argentino hizo de 'cocodrilo' en una falta de Mahrez

  • Messi, en el minuto 94, se tumbó sobre el césped detrás de la barrera formada por sus compañeros para evitar el gol por raso en una falta lanzada por el francés argelino Riyad Mahrez

Leo Messi tumbado en el césped durante el lanzamiento de una falta.

Leo Messi tumbado en el césped durante el lanzamiento de una falta. / REUTERS / Benoit Tessier

2
Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas
Emilio Pérez de Rozas

Periodista

ver +

Claro que llamó la atención. Llamó la atención de millones y millones de aficionados, de telespectadores de todo el mundo, que hacía años, bueno, jamás lo habían visto, que no presenciaban un gesto de ayuda, de complicidad, de sacrificio, de colaboración, de soldado raso de la máxima estrella de un deporte como el fútbol.

Puede, por supuesto, prestarse a todo tipo de interpretaciones, como que ya hubiésemos visto si, en el Barça, Gerard Piqué o Sergio Busquets, le hubiesen pedido al mismísimo Leo Messi, el mejor futbolista de la historia, que fuese él, precisamente él, quien se tumbase sobre el césped, en la posición que muchos denominan ‘barrera cocodrilo’ para evitar lo que, a menudo, intenta él, chutar raso cuando la barrera salta para evitar el lanzamiento a la escuadra y sorprender a los jugadores de la barrera y, claro, también al portero.

El 'hombre cocodrilo'

Corría el minuto 94 y el PSG ya se había puesto por delante y decidido el partido de máxima atención de esta jornada de Champions, precisamente, con el primer gol, perdón, golazo de Messi, con un disparo a la escuadra, casi desde fuera del área, tras pared, preciosa, de tacón con Kylian Mbappé. “Yo no suelo gritar los goles, pero el de Leo sí lo grité, sí, me pareció precioso y muy importante para nosotros”, llegó a comentar Mauricio Pochettino, entrenador argentino del millonario conjunto francés.

Pues eso, era el minuto 94 y el franco argelino Riyad Mahrez lanzaba una falta desde fuera del área, algo esquinada pero muy peligrosa. Entre los jugadores del PSG construyeron una numerosa, fornida y apretada barrera y nadie sabe quien, igual lo dicen algún día, le sugirió a Messi que fuese él quien se acostase sobre el césped. O vaya usted a saber, tal vez fue ‘La Pulga’ quien, en su nuevo rol de ayudante, asistente, uno más (su partido, pese al golazo, no fue nada del otro mundo, es más, hasta pudo haber jugado sin estar del todo recuperado de su lesión en la rodilla derecha, la mala), decidió ser el ‘hombre cocodrilo’.

Es evidente que el mundo del fútbol está elogiando y destacando este gesto del mejor jugador del planeta, pues no suelen ser, no los divos, los mitos, los iconos de un equipo, quienes acepten ese rol tan secundario pero, sin duda, eficaz y ya necesario ante los mejores lanzadores de falta del mundo. Y Mahrez lo es. Curiosamente, Mbappé hizo lo propio pocos minutos después en otro lanzamiento.

Messi, feliz

Noticias relacionadas

Tenía muchas ganas de jugar, pues últimamente no he tenido continuidad, no he jugado mucho. Me estoy acostumbrando poco a poco al equipo y a los compañeros. Sé que el de hoy ha sido un momento muy importante. Ahora tenemos que seguir y todavía quedan muchos partidos esta temporada”, aseguró Messi en otro gesto extraño en él, salir al set de TV nada más concluir el encuentro, eso es muy raro en la estrella argentina.

Messi también quiso intervenir, como hicieron sus otros dos compañeros al colgar en sus redes sociales una foto del trío amigo y poner fin a la polémica que, dicen, existe entre Mbappé y Neymar, donde el francés critica al brasileño porque no le pasa el balón en los últimos metros. “Cuanto más juguemos Neymar, Mbappé y yo, mejor será”, señaló Messi, sin duda también como aviso a Pochettino de que no le gusta ser cambiado.

Temas

Fútbol