Fase clasificatoria del Mundial-2022

España se come un caramelo con Georgia (4-0)

La selección, con una alineación renovada y rejuvenecida, disfruta de un cómodo duelo ante el colista del grupo

Rodrigo abraza a Soler, autor del segundo gol.

Rodrigo abraza a Soler, autor del segundo gol. / Juanjo Martín (EFE)

4
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Vuelve España a liderar el grupo B, pero de manera provisional y ficticia, con dos partidos más que Suecia. La visita de Georgia era un caramelo blando y dulzón que solo costó masticar muy al principio, cuando había que sacar el pegajoso envoltorio y que se acabó deshaciendo en la boca del combinado de Luis Enrique.

Bastó un poco de pericia para sacar el papel del caramelo. Los más jóvenes, aún consumidores de chuches, supieron cómo hacerlo. Un cuarto de hora fue suficiente para empezar a desmenuzar una Georgia que compareció entregada, acobardada, sacándose el balón de encima con el mismo miedo que tendría un equipo de amigos enfrentándose a un combinado de estrellas mundiales. José Luis Gayà abrió el primer dulce, con ayuda de un defensa, y los demás fueron comiendo todas las golosinas que pudieron.

La diferencia de goles

Siendo importante la diferencia de goles, que podría resultar decisiva en un hipotético empate de puntos final, lo crucial era asegurar el triunfo pronto y sacarse de encima la acidez de Suecia. Con tres tantos en el descanso, el hambre español no quedó saciado. Los jugadores que entraron a partir de entonces aportaron la ambición necesaria para mantener la avidez y que no decayera la fiesta.

Luis Enrique cambio a medio equipo, menos a los más criticados: Eric y Laporte

Luis Enrique dio cancha a varios suplentes para preservar a los veteranos (Alba, Busquets, Koke, Morata…) para el duelo más delicado de Kosovo del miércoles. Libró de los cambios, fiel a su estilo, a Eric Garcia y Laporte, en la picota de las críticas ambos por su actuación en Suecia, mala en la evidencia por la destacada actuación de Isak y Kulusevski. Anoche iban a disfrutar de una placentera noche en el calor de Badajoz con España volcada en ataque y un solo punta, el pobre Zaria, corriendo de aquí para allá en una voluntariosa, abnegada e inútil presión, a todas luces insuficiente para generar algún inconveniente.

Gayà grita eufórico el gol que marcó y que abría el camino de la victoria sobre Georgia.

/ Juanjo Martín

Abel Ruiz debutó como 'nueve ' titular, y Robert Sánchez apareció más tarde en la portería.

Se marchó el único delantero visitante sin poder disfrutar de un triste remate a portería. Sí los tuvieron Davitashvili, que provocó el error cotidiano de Unai Simón, y Mikautadze, que brindó al meta vasco la ocasión, también habitual, de redimirse con una notable intervención. Al hilo de la relajante jornada, Luis Enrique promovió el debut del portero Robert Sánchez, aquella sorpresa sonada de la lista de la Eurocopa y que ha mantenido para la clasificación mundialista. Antes gozó de su estreno Abel Ruiz, el excanterano del Barça que intenta ganarse la vida en el Sporting de Braga. Luis Enrique se acordó de él. No se comió ningún caramelo. A España le anularon dos goles en fuera de juego.

La conexión valenciana

La conexión valenciana condujo a España en la fase inicial. Gayá fue el relevo de Alba y gestó con Carlos Soler los primeros y exitosos ataques, con el lateral doblando a Sarabia para centrar al área. Por esa vía se desató la selección como si hubiera estudiado (y descubierto) la mayor debilidad de Georgia. Llegando desde atrás, tuvieron la fortuna de marcar y evitar un posible atasco, que se descartó por completo cuando cayeron otro gol de Gayà anulado, y el de Marcos Llorente. Sucedió en el momento en el que, en la banda derecha, el rojiblanco, Azpilicueta (capitán ayer) y Ferran Torres, exvalencianista, copiaron a sus compañeros.

El georgiano Giorgi Chakvetadze disputa un balón ante Marcos Llorente. 

/ Juanjo Martín

Noticias relacionadas

España tomó nota de los errores de Suecia y los corrigió ante un rival más dócil e inofensivo que ayudó a endulzar el camino hacia Catar. Kosovo exigirá la misma dedicación.  

Ficha técnica

España: Simón (5); Azpilicueta (5), Eric (6), Laporte (6), Gayà (9); Llorente (7), Rodri (6), C. Soler (8), F. Torres (7), Abel Ruiz (6), Sarabia (7).

Técnico: Luis Enrique Martínez (8). Cambios: Albiol (5) por Laporte (m. 46); Fornals (6) por F. Torres (m. 60), Merino (5) por Eric (m. 60); Brais (sc) por Gayà (m. 74); R. Sánchez (sc) por Simón (m. 74).

Georgia: Loria (6); Chabradze (5), Kashia (6), Lochoshvili (6), Giorbelidze (5); Mamuchashvili (5), Aburjania (5); Davitashvili (6), Kankava (4), Azarov (4); Zaria (4).

Técnico: Willy Sagnol (3). Cambios: Mikaudtadze (5) por Zaria (m. 57); Qazaishvili (5) por Zazxarov (m. 57); Chakvetadze (4) por Davitashvili (m. 69); Altunashvili (5) por Aburjarnia (m. 69); Kakabadze (sc) por Giorbelidze (m. 76).

Goles: 1-0 Gayà (m. 14); C. Soler (m. 24); Llorente (m. 41); 4-0 (m. 64), Sarabia.

Árbitro: Tiago Martins (6), portugués.  

Tarjetas: Kashia, Chabradze.

Estadio: Nuevo Vivero, Badajoz.