SERIE A

El Inter de Milán conquista la liga italiana y rompe la hegemonía de la Juventus

Antonio Conte lidera al equipo milanista, que gana el título por primera vez en 11 años

Los jugadores del Inter celebran su triunfo del sábado ante el Crotone.

Los jugadores del Inter celebran su triunfo del sábado ante el Crotone. / AFP

Se lee en minutos

El Inter de Milán, que había ganado el sábado en la cancha del Crotone, se proclamó campeón de la Serie A por 19ª ocasión en su historia, gracias al empate entre el Sassuolo y el Atalanta (1-1) este domingo en la fecha 34.

Con 12 puntos por disputarse, el Atalanta y el AC Milan comparten el segundo puesto en la tabla a 13 puntos del cuadro 'nerazzurri', al que ya no pueden dar caza.

Nadie va a recibir más honores que el entrenador de los interistas, Antonio Conte, que ha frenado la hegemonía de la Juventus, ganador de los últimos nueve títulos ligueros y sumido en una crisis. Conte, excapitán de la Vechia Signora, salió de Turín tras tres títulos consecutivos y, después de fichar por el Inter en 2019, coronó su proyecto deportivo con un triunfo incontestable.

Dominio absoluto

El Inter dominó la Serie A desde el pasado enero, cuando dio una prueba de fuerza precisamente ante el Juventus con un sólido 2-0 en San Siro, y desde ese momento abrió una "fuga" hacia el título conquistado oficialmente este domingo.

Capitán en su etapa como jugador de la Juve, el equipo más odiado por la hinchada interista, Conte será ahora idolatrado, pues nadie mejor que él personifica el éxito de un título que quedará en la historia "nerazzurra", club que no ganaba un trofeo desde la Copa Italia de 2011. Desde su llegada en 2019, el hombre de ojos claros y carácter volcánico ha construido un equipo a la imagen del rugoso medio defensivo que fue: sólido, tenaz y eficaz.

Tras el Juventus, Conte entrenó a la selección italiana, a la que llevó a los cuartos de final de la Eurocopa de 2016 tras eliminar a España en octavos de final, y triunfó en el Chelsea, con el que ganó la Premier League.

Ahora está a punto de abrir un nuevo ciclo en Milán. La primera temporada de la 'era Conte' finalizó ya con un relativo éxito. El Inter fue subcampeón por detrás de la Juventus y perdió la final de la Liga Europa ante el Sevilla.

A la segunda no falló. Tras un inicio irregular, el equipo se transformó en una máquina de ganar en diciembre, tras la eliminación de la fase de grupos de la Liga de Campeones.

Propiedad china

Es la primera vez que un equipo de propiedad extranjera -el Inter está controlado desde 2016 por el grupo chino Suning- gana el campeonato italiano. Y lo ha conseguido tras una temporada tormentosa entre bambalinas debido a los problemas económicos de Suning, que desde hace unos meses busca un inversor para reequilibrar sus castigadas cuentas.

Noticias relacionadas

Ha contado Conte con una plantilla extraordinaria, con delanteros como Lautaro Martínez y Romelu Lukaku. También con Alexis Sánchez, Ivan Perisic y centrocampistas como el cerebro Nicolo Barella, Christian Eriksen o el exazulgrana Arturo Vidal, y puntales defensivos como el exmadridista Achraf. Este título tiene un sabor especial para el arquero y capitán Samir Handanovic, el más veterano entre los titulares, que no había levantado un trofeo desde su llegada al club en 2012.

Seguidores del Inter saltaron a las calles a celebrar el título.