El polémico torneo

El Gobierno español se posiciona contra la Superliga europea

Los detalles de la Superliga de los clubs europeos. / Zeta Media Lab

Se lee en minutos

El Gobierno español ha expresado este lunes su rechazo a la iniciativa de crear una Superliga de fútbol que promueven entre otros el Real Madrid, el Atlético de Madrid y el FC Barcelona, y ha hecho un llamamiento al diálogo a todas las partes para encontrar una "solución pactada" que sea beneficiosa para todos.

Desde Moncloa se ha trasladado el rechazo a la iniciativa porque se considera que "ha sido pensada y propuesta sin contar con las organizaciones representativas de este deporte, tanto a nivel nacional como internacional".

Según ha explicado el Gobierno, el ministro de Cultura y Deporte, Jose Manuel Rodríguez Uribes, ha mantenido reuniones y conversaciones durante toda la jornada entre otros con los presidentes de la UEFA, RFEF, La Liga de Fútbol profesional, así como con los presidentes del Fútbol Club Barcelona, Atlético de Madrid y Real Madrid, los equipos españoles que apoyan esta iniciativa.

Solución pactada

En sus contactos, ha defendido que debe volverse a la senda del diálogo y del acuerdo en los ámbitos de decisión y organización a los que estos mismos clubes pertenecen para conseguir "una solución pactada que sea conveniente al fútbol y al deporte", tanto a los organismos nacionales e internacionales como a los equipos, los profesionales y la afición en general.

El Gobierno ha subrayado que "el espíritu deportivo debe quedar patente a través de la búsqueda de un acuerdo amplio" y ha aclarado que en sus contactos ha constatado la disposición de todas las partes al diálogo, que ha confiado que "fructifique con un acuerdo beneficioso para todos".

Noticias relacionadas

Doce clubes de fútbol europeos anunciaron este domingo la creación de una Superliga de fútbol. Además de los tres españoles figuran también el Milán, el Arsenal, el Chelsea, el Inter, la Juventus, el Liverpool, el Manchester City, el Manchester United y el Tottenham Hotspur.

La polémica ha envuelto el proyecto desde su anuncio y no solo la UEFA o la FIFA se han opuesto al elitista campeonato. También lo han hecho otros gobiernos como el británico, el francés e incluso la Comisión Europea.