CELEBRACIÓN EN EL FC BARCELONA

Los 50 años del Barça femenino de fútbol: atrás quedan los días de campos de tierra y pensiones baratas

  • La sección azulgrana de fútbol femenino cumple esta Navidad 50 años en un estado de salud robusta

  • Ramallets se convirtió en el primer entrenador de unas jugadoras resueltas que empezaron a jugar vestidas de blanco

  • La jugadora Inma Cabecerán convenció en otoño de 1970 a Montal con su propuesta de formar el equipo

Ramallets, hace 50 años, primer entrenador del Barça femenino, tras el primer partido de la sección azulgrana.

Ramallets, hace 50 años, primer entrenador del Barça femenino, tras el primer partido de la sección azulgrana.

Se lee en minutos

El equipo femenino del Futbol Club Barcelona cumple en esta mañana de Navidad sus primeros 50 años de vida. Una existencia agitada, marcada por todo tipo de incomprensiones y contingencias que no lograron interrumpir su camino. Todo arranca con una pionera, Imma Cabecerán, quien, ni corta ni perezosa, decidió que su sueño no sabía de trabas. Como novia del entonces futbolista del primer equipo, Pau García-Castany, Imma provocó en otoño de 1970 una entrevista con el presidente Agustí Montal, quien accedió a su sorprendente propuesta en un Barça de ambiente mucho más cercano y familiar al que conocemos hoy.

Cabecerán deseaba continuidad para el equipo y que el mandatario pusiera de su parte. Montal accedió parcialmente: Las chicas podrían entrenar en las instalaciones anejas al Camp Nou, pero, al menos en su estreno, no podrían lucir ni escudo, ni nombre, ni tan siquiera la camiseta blaugrana oficial. Menos era nada. Al menos, en el tradicional prolegómeno del amistoso de Navidad, saltarían al césped ante los 60.000 espectadores congregados como “Selección Ciudad de Barcelona” para enfrentarse al Centelles. Después, mientras en las casas se ultimaba el festín navideño, el primer equipo de los Fusté, Zaldúa o Bustillo se enfrentaría al CSKA de Sofia, perdiendo por 1-4.

Un mito como Antonio Ramallets se convirtió en el primer 'míster' del combinado, que vestía camiseta blanca y medias azulgrana a modo de única pieza reconocible en su indumentaria. Ramallets apenas tuvo tiempo para inculcar al animoso grupo algunos rudimentos básicos de técnica y juego asociativo. Las compañeras de Cabecerán estaban resueltas a conseguir, esta vez, continuidad. Sus ancestros arrancaban con aquellas 'Spanish Girls' que, en 1914, y divididas en dos equipos, Giralda y Montserrat, disputaron los primeros encuentros de balompié femenino en Barcelona para quedar olvidadas en la historia.

Simbólica subvención

Resueltas a acabar siendo plenamente el Barça femenino, otras pioneras como Carme Nieto, Lolita Ortiz o Núria Llansà, perseveraron hasta la extenuación con una resiliencia digna de encomio. La selección había cambiado ya su nombre por el de Penya Femenina Barcelonista al cabo de un par de meses y la prensa de aquellos días ya las reconocía como 'Barcelona femenino', pese a que aún no dependieran orgánicamente del club, que apenas les brindaba una simbólica subvención. Al menos, pronto lucieron la zamarra azulgrana y participaron en el 'Trofeo Pernod', el primer campeonato oficioso de Catalunya junto a equipos como el Español, el Sabadell o el Sant Andreu.

Casi huelga precisar los abusos machistas que sufrieron durante años, resueltas a seguir por pura afición ante todo tipo de trabas y obstáculos. Sin reconocimiento de la RFEF, las chicas dependían de Educación y Descanso, integrada en la Organización Sindical de la FET y de las JONS. Y eran ya los 70, pese a que el entorno pareciera de inmediata posguerra.. 

Con el cambio de década, hay que destacar la poderosa figura de Núria Llansà, injustamente olvidada hoy. Máxima responsable del fútbol femenino hasta 2003, la Llansà se encargaba literalmente de todo. En 1983, ya con Josep Lluís Núñez en la presidencia, otro personaje básico en la trayectoria del femenino, Maria Teresa Andreu, le sugirió que llevaran el nombre de Club Femenino Barcelona para lograr mayor similitud con el referente. Y lo logró. En noviembre del 83, el cambio se hizo oficial, con debut en la Copa de la Reina de aquel año como primera iniciativa.

A finales de los 80, el Barça disputó su primera Liga, un escalón por debajo de otras escuadras de mayor potencial, hoy desaparecidas, y con una larga estela de jugadoras básicas hoy también olvidadas, destacando Judith Corominas entre un elenco que incluye a Juani Escamilla, Emilia Ibáñez, Montse Bonachera, Ketty Pulido, Adelina Pastor, África Ocaña, Sagrario Serrano o Laura Tarín, entre otras muchas futbolistas que jugarían representando al club en el transcurso de las dos décadas siguientes.

Salto con Gaspart

Tan asumido quedó su rol secundario en extremo que Manel Tomàs, responsable del Centre de Documentació del FCB, 'descubriría' que el primer título oficial del femenino llegó en 1985, la Copa Generalitat ganada por 1-0 al equipo denominado entonces Vallés Occidental. En el 91 alcanzarían la primera final de la Copa de la Reina, que obtendrían finalmente tres años tras doblegar contra pronóstico al favorito, el también desaparecido Oroquieta Villaverde madrileño.

Un nuevo salto adelante llegaría en el 2002, cuando el presidente Joan Gaspart cedería ante la perseverancia de su directiva María Teresa Andreu. Entonces, quedaría cerrada la época como Club Femenino para establecerse de pleno derecho como sección oficial y usar el nombre de Futbol Club Barcelona, ya sin mayores trabas. De aquellos días quedan en el recuerdo referencias como Adriana Martín, Ani Escribano, Sheila Sanchón, Esther Romero o la aún activa Marta Unzúe. Por no hablar del reclamo mediático, Maribel Domínguez, la delantera mexicana conocida por 'Marigol', una de las mejores jugadores de su época que evitaría incluso un descenso de categoría.

Durante algunos años, el Barça se conformó con salvar la categoría hasta que, en la campaña 2008-09, llegaría el primer salto cualitativo, culminado en el 2012 con la conquista de la primera Liga estatal. Por fin, hace apenas cinco años, se dio el paso definitivo al profesionalismo sin ambages, a luchar en este terreno de modo coherente con el potencial de la entidad.

Referente en la Liga Iberdrola

Hoy, al margen del primer equipo, el Barça cuenta con un filial, equipo juvenil, infantil y dos alevines. Incluso un patrocinador, Stanley, que sufraga el presupuesto de la sección, con futbolistas de plantilla que van camino de fijar leyenda como Melanie Serrano, primera en el ránking histórico con sus 454 apariciones con la camiseta blaugrana, Vicky Losada, Alexia Putellas, Marta Torrejón y otras veteranas de largo recorrido. Ellas consiguieron alcanzar la final de la Champions del pasado año ante el poderoso Olympique de Lyon y suman buena parte de los 23 títulos alcanzados: Una Copa Generalitat, 10 Copas de Catalunya, 6 Copas de la Reina, 5 Ligas y una Supercopa de España.

Noticias relacionadas

El Futbol Club Barcelona es hoy el equipo con más títulos de España y el referente en potencial, enemigo a batir y espejo donde mirarse para los conjuntos que componen la Liga Iberdrola. A los 50 años de existencia, quedan ya muy atrás en el retrovisor los días heroicos de campos de tierra, de incomprensiones, de alquileres baratos donde jugar por toda la geografía barcelonesa. Por no hablar de los viajes sufragados desde el bolsillo propio, las pensiones baratas, el alimento a base de bocadillos o los entrenamientos nocturnos tras los estudios o el trabajo.

Aquellas valientes podrían explicarle a Maertens, Graham o Hamraoui cómo se las apañaban para financiar su devoción a base de vender participaciones de lotería navideña. Al final, queda claro, se salieron con la suya, tozudas y resueltas. Y aquellas pioneras, cinco décadas después, sonríen al comprobar que hoy incluso el irredento machismo que tanto padecieron va camino de ser erradicado.