EL ADIÓS DEL ASTRO

Imputado el médico personal de Maradona

La casa y la clínica de Leopoldo Luque ha sido registrada en el marco de la investigación ordenada por un juez

Maradona junto a su médico de cabecera, Leopoldo Luque.

Maradona junto a su médico de cabecera, Leopoldo Luque.

Se lee en minutos

Abel Gilbert

El médico personal de Diego Armando Maradona, Leopoldo Luque, ha sido imputado en el marco de la investigación por el fallecimiento del astro argentino. El magistrado del Juzgado de Garantías número 2 de la localidad bonaerense de San Isidro, Orlando Abel Díaz, ordenó registrar la casa particular y la clínica de Luque a petición de la fiscalía y tras las declaraciones de tres de las hijas del fallecido, Dalma, Gianinna y Jana. El médico que había ordenado la última y controvertida operación a la que fue sometido Maradona, quedó de esta manera ubicado en el centro de las investigaciones. De comprobarse las sospechas, podría ser acusado de "homicidio culposo".

Pocas horas después del entierro, comenzaron las pericias para determinar las circunstancias de la muerte del '10'  tras sufrir una parada cardiorrespiratoria en su domicilio de la localidad de Tigre. Las ambulancias desplazadas al domicilio del campeón del mundo de 1986 no pudieron reanimarle.

Maradona había sido ingresado de urgencia hace tres semanas en una clínica de la ciudad bonaerense de La Plata con signos de anemia, depresión y deshidratación. Allí se le detectó un hematoma en el cerebro del que fue operado en otro centro médico. Luego intentó realizar su recuperación en un domicilio provisional, una urbanización de la localidad de Tigre.

De acuerdo con el diario Página 12, los fiscales tratan de esclarecer si se cometió el delito de mala práxis  medica. "Hay un punto de base que es que Maradona no quería ningún tipo de internación, de manera que la llegada a la casa de Tigre no fue una decisión que le gustara a los médicos, sobre todo los que lo trataron en la Clínica Olivos. Pero es una decisión que adoptó Maradona y firmaron sus tres hijas, Dalma, Giannina y Jana, además de los dos médicos que lo atendían en la última época, Leopoldo Luque y Agustina Cosachov. El punto es determinar si, pese a que la permanencia en la casa del barrio San Andrés era inadecuada, la falta de un médico permanente o un desfibrilador son elementos suficientes para considerar que hubo un delito", añadió la publicación.

Las críticas

Según Página 12, Luque era un hombre de confianza de Maradona. "Algunos lo definen más como un médico-fanático de Diego, que como un médico adecuado. Por supuesto que está muy cuestionada la medicación que se le daba antes del cumpleaños de 60, pero hay que tener en cuenta que, además, Maradona se automedicaba, es decir, que consumía las dosis que quería. Eso llevó a que se hablara de desintoxicación y a tweets de la familia que mencionaban a los chupa sangre, sugiriendo que el entorno lo tenía así para obtener ventajas económicas".

Te puede interesar

Antes del fallecimiento del gran fenómeno cultural y político de la Argentina de los últimos 50 años, Luque era también objeto de críticas por acelerar una operación que podría haber esperadpo. Alfredo Cahe, el histórico médico del extinto jugador, calificó de prematura le innecesaria a intervención quirúrgica.  Lo mismo opinaron en su momento los médicos de las clínicas bonaerense donde Maradona había sido internado. El doctor Pablo Rubino fue el encargado de extraerle la sangre alojada entre el cráneo y el cerebro.  Luque estuvo en la sala de operaciones. Días más tarde se tomó una fotografía con Maradona, violando la intmidad del paciente. Las hijas expresaron de inmediato su indignación por lo ocurrido.

Los especialistas auguran un largo conflicto judicial. Al momento de morir, Diego padecía una fuerte depresión y su cuerpo cargaba el peso de la intoxicación de medicamentos y alcohol. Además, ya se da como un hecho de que el lugar elegido para que se recuperara no era el adecuado. 

Temas

Maradona