11 jul 2020

Ir a contenido

los festejos del campeón

Liverpool: historia de una resurrección

El equipo de Anfield conquista la Liga inglesa después de una insólita sequía de 30 años

Enric Gil

Aficionados del Liverpool en Anfield nada más coronarse campeón el once de Jürgen Klopp tras la derrota del City en el campo del Chelsea.

Aficionados del Liverpool en Anfield nada más coronarse campeón el once de Jürgen Klopp tras la derrota del City en el campo del Chelsea. / TERRY DONNELLY

Se oía el ruido a kilómetros de distancia. Los coches bajaban por Queens Drive, acelerando en dirección donde los destellos rojos iluminaban el cielo nocturno, mientras en la avenida Utting, los autos abandonados bloqueaban la carretera y sus conductores corrían por el parque Stanley. Como si algo sacudiera la ciudad, la gente salía a la calle, muchos en dirección Anfield. Pasaban las 10 de la noche y finalmente llegaba el momento esperado durante 30 años. El Liverpool se proclamaba campeón de Inglaterra.

Brillaba el orgullo y la sonrisa de la victoria anhelada entre los miles que se congregaron, desatendiendo las llamadas a quedarse en casa por la crisis sanitaria de la pandemia. Las miradas húmedas entre padres e hijos, la complicidad entre los amigos, recogían la larga espera de los fans del Liverpool. Sus referencias ligueras más gloriosas se remontaban a los años anteriores de los 90, cuando estar entre los dos primeros era un hábito.

Nadie podía imaginar que se tardarían tres décadas en conquistar de nuevo la corona cuando Alan Hansen levantó la decimoctava Liga del club. En aquel entonces ni siquiera se molestó el Liverpool en organizar una rúa. “No era necesario porque caería otro título en breve. Llegó un momento en el que no celebrábamos en exceso, la victoria era costumbre”, recuerda el exjugador John Barnes.

Dos generaciones distintas felices por igual. / PETER POWELL (EFE)

La involución de Anfield

La trayectoria ganadora del Liverpool se empezó a truncar en febrero de 1991, cuando el técnico Kenny Dalglish, hasta ayer el último portador de la liga en Liverpool, dejó el club con el equipo líder. 20 meses antes, el desastre de Hillsborough causó un gran impacto y, mientras el club seguía de luto, expulsado de Europa tras otra masacre, la de Heysel, en el futbol inglés se abría una trasformación profunda con el inicio de la era Premier League. Los derechos de televisión disparaban los ingresos, los estadios se modernizaban y se daban la entrada a grandes operaciones como la de Abramovich en el Chelsea. Anfield, anclado en la tradición, tuvo una relación incómoda con el modus operandi de un capitalismo sin complejos. Y así lo vivieron sucesivos técnicos.

La trayectoria  ganadora se truncó cuando Dalglish dimitió en febrero de 1991, con tres ligas seguidas y el equipo líder

En el inicio del milenio, Gerard Houllier se sorprendió ante las viejas instalaciones del campo de entrenamiento de Melwood. Rafa Benítez se preguntó cómo un club de tal estatura albergaba el personal en un viejo hostal frente al estadio conocido cariñosamente como la casa de huéspedes de Tina. O cuando John W. Henry y Tom Werner compraron el club en 2010 se dieron cuenta de la frágil infraestructura del club, que tenía menos de 200 empleados. Desde fuera existía la percepción del Liverpool como una potencia mundial de fútbol. Y luego estaba la realidad.

Sadio Mané celebra el gol que marcó al Crystal Palace. / PHIL NOBLE (EFE)

Superados por el Manchester United

Deportivamente, la sequía liguera de 30 años acomplejó Anfield. En este lapso, el Manchester United, que en 1990 sumaba siete ligas inglesas, ganó 13 Premier Leagues y se convirtió en el club inglés más laureado alcanzando las 20. Sir Alex Ferguson se deleitó de haber “superado y derribado el Liverpool”. El Chelsea y el City, con cinco, y el Arsenal, con tres, le siguieron en la conquista. Hasta el Leeds, el Leicester y el Blackburn Rovers alzaron el alirón.

El Liverpool era el club más laureado; ahora lo es el United, que ha sumado 13 Premiers en 30 años

Los Reds estuvieron cerca de hacerlo en cuatro ocasiones, con Houllier (2001-02), Benítez (2008-09), Rodgers (2013-14) y la temporada pasada ya con Jürgen Klopp, perdiendo el campeonato con 97 puntos. Uno de los momentos icónicos de la lucha frustrada por la Premier fue en 2014, cuando un resbalón de Steven Gerrard permitió al Chelsea anotar y ganar en Anfield, dejando escapar una liga que tenían casi asegurada.

Decenas de aficionados han acudido a Anfield desde la conquista del título. / OLI SCARFF (AFP)

Klopp transforma el club

Una especie de maldición parecía perseguir al Liverpool hasta la llegada del artífice de su resurgir, Jürgen Klopp. Aterrizó en octubre de 2015 tras el despido de Rodgers, en un club en decadencia, décimo en la liga, y propuso un futbol patentado como “Rock’n roll”, de alta intensidad y presión, de pocos toques y directo. El alemán requirió tiempo y paciencia -tardó cuatro años a conseguir el primer título, una eternidad en el futbol moderno- y lo ha compensado. En las dos últimas temporadas ha conquistado una Liga de Campeones, un Mundial de Clubs y ahora la Premier League.

Klopp ha modernizado tanto el equipo que incluso tiene un técnico para mejorar los saques de banda

Sin fichajes galácticos ni millonarios, salvo contadas excepciones, ha levantado un equipo a su medida. El tridente Salah-Mané-Firmino ha marcado 211 goles en menos de tres temporadas, Alisson y Van Dijk han apuntalado la defensa y ha sacado el potencial de canteranos como el capitán Jordan Henderson y el joven y preciado lateral Trend-Alexander Arnold. Ha modernizado el club hasta el punto de incorporar una persona para mejorar los saques de banda. Y lo ha hecho en uno de los contextos más competitivos de los últimos años en Inglaterra, habiéndoselas con técnicos de la talla de Pep Guardiola o José Mourinho.

Klopp y Alisson, tras el triunfo sobre el Crystal Palace del miércoles. / phil noble (eFE)

Gerrard pide una estatua

La tarea de alemán ha trascendido incluso la parte deportiva. Su carisma comunicativo y su expresividad elocuente y transparente lo han convertido en un ser muy querido por la afición. La leyenda Steven Gerrard ha pedido que se erija ya una estatua de Jürgen en Anfield.

El alemán ha tadado cuatro años en ganar un título, pero ha encadenado al Champions, el Mundial y la Premier

En los últimos tres años, el resurgir del Liverpool incluso ha revitalizado la ciudad. El mismo alcalde de Merseyside reconoce que “cuando el equipo de fútbol prospera, la ciudad prospera”. Las escenas de alegría por el título,después de todo, no se limitaron a Anfield; los aficionados cantaron y bailaron delante de la famosa Luke’s Church, la iglesia bombardeada, y lo celebraron con fuegos artificiales en The Strand.

Jürgen Klopp es el único entrenador del Liverpool desde Dalglish con un porcentaje de victorias superior al 60%. El escocés ganó los 16, 17 y 18 títulos de liga de forma consecutiva. Ahora, 30 años después, su sucesor ha conseguido el 19º.