11 jul 2020

Ir a contenido

liga alemana

El Bayern se corona por octava vez consecutiva campeón de la Bundesliga

El cuadro muniqués sentencia el título con su victoria en campo del Werder Bremen (0-1)

Los jugadores del Bayern celebran el título en el campo del Werder Bremen

Los jugadores del Bayern celebran el título en el campo del Werder Bremen / MARTIN MEISSNER (AP)

El Bayern se coronó este martes campéon de la Bundesliga alemana por octava vez consecutiva al derrotar a domicilio al Werder Bremen (0-1) y hacerse inalcanzable para su perseguidor más cercano, el Borussia Dortmund que debe jugar este miércoles ante el Maguncia y, si gana, la desventaja ante el Bayern sería se siete puntos a falta de dos jornadas para que termine el torneo.

El Bayern, que jugó este martes los últimos diez minutos en inferioridad numérica por expulsión de Alphonso Davies con doble amarilla,dio desde el comienzo claras muestras de su intención de sentenciar la Bundesliga. En el minuto 2 tuvo la primera llegada con remate de Lewandowski que un defensa desvió a saque de esquina. Presionaba al Bremen por momentos con todos los jugadores de campo en la mitad contraria y buscaba constantemente el camino al área.

Ocasiones locales

Para el Bremen también había mucho en juego y en medio de la lucha contra el descenso dio muestras de que al menos pensaba vender su piel cara y se metió en el partido a punta de intensidad en los duelos individuales por balón y buscando ocasiones de contragolpes.

En el minuto 9 el Bremen tuvo una buena llegada con un remate contra la red exterior del checho Theodor Gebre Selasie a centro de Leonardo Bittencourt desde la banda izquierda.

El partido vivía en buena parte de la intensidad y la lucha. Kingsley Coman tuvo una llegada, con un remate desviado a la portería del Bremen en el minuto 12 tras un robo de balón cerca del área.

En el 18 respondió el Bremen con un remate ligeramente desviado de Maximilian Eggenstein desde la media luna.

El Bayern buscó llegar con balones altos al área -en el 24 Coman remató desviado de cabeza a centro de Müller- y con remates de media distancia como uno de Jerome Boateng en el 33, a ras del piso y demasiado central, pero con cierto peligro en medio de una fuerte lluvia.

El gol, sin embargo, llegó de una jugada exquisita en el minuto 43. Boateng metió la pelota al área por encima de la defensa del Bremen, Lewandowski la recibió con el pecho de espaldas a la portería y marcó con un remate de media vuelta.

Más control

En la segunda parte, con el marcador a favor, el Bayern empezó a tener más control sobre el partido, se apropió de la pelota y empezó a hacerla circular sin precipitarse por llegar a puerta y logró poner al Bremen en su propia mitad.

Sin embargo, a partir del minuto 70, el Bremen, que defendía bien, volvió a plantar cara y en el minuto 79 se vio en superioridad numérica después de que Alphonso Davies fuera expulsado por doble amarilla.

El Bremen apretó en la etapa final y en el minuto 90 Manuel Neuer hizo su aporte a la victoria que aseguraba el título con una gran parada ante un cabezazo de Osako.

En el descuento, cuatro minutos, el Bayern logró poner la pelota otra vez en la mitad del Bremen y, tras un saque de esquina a favor, mantuvo el balón cerca de la banderola de córner. Tres saques de esquinas seguidos y segundos muertos después de cada uno alcanzaron para llegar al final.