09 jul 2020

Ir a contenido

papeles cambiados

Lillo se va con Guardiola al Manchester City

El técnico vasco ejercerá de ayudante de Pep como segundo entrenador, cubriendo la vacante de Mikel Arteta

Joan Domènech

Juanma Lillo, durante su paso por el Vissel Kobe de Japón.

Juanma Lillo, durante su paso por el Vissel Kobe de Japón. / ep

Pep Guardiola ha fichado como segundo entrenador a Juanma Lillo, que se unirá inmediatamente al cuerpo técnico del Manchester City. Será una de las grandes novedades en la reanudación de la Premier League, que se producirá el próximo 17 de junio en el caso del conjunto citizen. Ante el Arsenal de Mikel Arteta, en el Etihad Stadium. Un duelo con morbo.

Lillo, de 54 años, ejercerá de ayudante de Guardiola como segundo entrenador y asume la vacante que dejó Arteta, quien se marchó a mediados de diciembre del City para asumir el cargo en el Arsenal sustituyendo a Peter Ljunberg, que ejerció de interino tras el despido de Unai Emery.

Guardiola valora la capacidad analítica de Lillo. Su función consistirá, primordialmente en el análisis táctico de los partidos y de los rivales, tanto en la preparación previa como durante su desarrollo. Pero también confía en la dilatada experiencia del técnico guipuzcoano (dirige equipos desde 1986, cuando asumió el CD Tolosa juvenil de su ciudad natal) para dar una vuelta más a la metodología de los entrenamientos y perfeccionarla en aspectos concretos en busca de la evolución del equipo. Lillo, con el tiempo, se dedicaría a diseñar sesiones específicas e individuales para mejorar detalles de los futbolistas.

Cambio de jefe

Los caminos de Guardiola y Lillo vuelven a unirse 14 años después, aunque la relación entre ambos ha sido constante, como lo demuestra el paso que han dado para reunirse en Manchester. Coincidieron en el Dorados de Sinaloa. Ahora, Pep será el jefe. 

El primer encuentro se produjo en Oviedo, tras un triunfo azulgrana por 2-4 (primera jornada de Liga 96-97). El cerebro barcelonista llamó a la puerta del vestuario local sin haberse duchado. "Me preguntó si me importaba charlar un minuto. Me dijo que le gustaba mucho cómo jugaba mi equipo y que quería mantenerse en contacto. Y lo que empezó como una cosita profesional se volvió muchísimo más", contó Lillo.   

Guardiola y Lillo, en el Ciudad de Murcia, en septiembre del 2003. / MIGUEL LORENZO

Entonces, Guardiola apuraba sus últimos días de fútbol en el 2006 y voló hacia el fútbol mexicano tras la llamada de Lillo, que dirigía al conjunto de Culiacán. La unión no fructificó en el desenlace de la campaña. El Dorados acabó octavo pero descendió por el sistema de porcentajes de puntos de anteriores temporadas que se aplicaba. Pudo haber un segundo encuentro que no se consumó en las elecciones del Barça del año 2000 en la candidatura de Lluís Bassat, que contaba con Guadiola como director técnico.

Además de la relación laboral y personal -Guardiola en el 2003 se entrenó unas semanas en el Ciudad de Murcia, donde ejercía Lillo de entrenador-, el fútbol les convirtió en rivales cuando se enfrentaron en el Almería-Barcelona de la LIga 2010-11. La diferencia de los equipos se trasladó brutalmente al césped. Los azulgranas vencieron por 0-8, con triplete de Messi, más goles de Bojan (2), Iniesta, Pedro y Acasiete en propia puerta.

Lillo y Guardiola, tras el Almería-Barcelona (0-8) de noviembre del 2010. / francisco bonilla (REUTERS)

La excusa del covid-19

Lillo estaba desde agosto del 2019 en el Qingdao Huanghai de China, club con el que consiguió el ascenso a la Superliga y del que se despidió mediante una carta en la que atribuía su marcha a "las circunstancias generadas por la crisis mundial del covid-19" no sin antes agradecer la ayuda recibida del propietario, los trabajadores del club y los aficionados ni garantizar que estará pendiente de que selección concrete la clasificación para el Mundial de Qatar. Ha pesado más la llamada de Guardiola que el coronavirus.

El regreso al fútbol occidental le conduce directamente a la élite europea de la Premier, por más que vaya a ejercer de segundo. Experientó ese papel con Jorge Sampaoli en Sevilla. El Manchester City será el 17º club en el que habrá estado, de diversas categorías (desde Tercera con el Tolosa, a Segunda B, con la Cultural Leonesa, a Segunda A con el Terrassa hasta Primera con el Salamanca y el Almería, entre otros) y países: México, Colombia, Japón y China.