14 jul 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA A UNA LEYENDA DEL FÚTBOL

Luis Suárez: "De Lautaro, yo esperaría un año para ir al Barça"

El exjugador del Barça, Inter y Depor busca recuperar la normalidad después de meses de confinamiento en su casa de Milán

Carlos Miranda

Luis Suárez, junto a Puyol en La Coruña, en una imagen de archivo

Luis Suárez, junto a Puyol en La Coruña, en una imagen de archivo / JORDI COTRINA

Mitad coruñés, mitad milanés, Luis Suárez (1935) ha vivido los últimos “tres meses” confinado, mientras su hogar, Lombardía, se desangraba por el Covid-19. El único Balón de Oro nacido en España ya sale con moderación e intenta ponerle una sonrisa a los nuevos tiempos, mientras tuerce el gesto al fútbol poscoronavirus y sigue atento la actualidad de sus equipos:  el Barça, el Deportivo y el Inter.     

¿Cómo está? Estoy bien. Siempre es un poco pesado estar encerrado, pero ahora que puedo salir un poco ya es diferente. Han sido casi tres meses y, además, no ves claridad en las opiniones, tienes siempre el temor. No sabes por dónde vienen los tiros.

¿Algún susto personal? No. Vivo muy cerca de San Siro y en los cuatro o cinco portales que compartimos espacio no ha habido nada importante. El otro día me encontré a Bergomi [ex del Inter y campeón del Mundo en 1982 que padeció coronavirus] que hacía tiempo que no lo veía. Tuvo problemas, pero salió para adelante. No me afectó directamente, pero aquí [en Lombardía] hubo muchísimo.

¿Tiene miedo a salir a la calle? No, bueno. Voy a alguna comprita, pero no me meto en líos, no entro donde hay mucha gente. Aún no empecé a ir al bar, porque hay que andar con precaución. Entra uno, entra el otro... No es lo mismo que antes, que íbamos cuatro o cinco y charlábamos un rato. He empezado con moderación. Nunca sabes. 

Hace poco llegó a los 85 años. ¿Habrá sido uno de los cumpleaños más raros de su vida? No hice nada, estuve en casa tranquilo con mi mujer. Se puede celebrar en cualquier momento, eso es lo de menos. Pero es la primera vez que no lo hago. Todos los años iba con compañeros y amigos a un restaurante que está aquí cerquita y hacíamos un poco de barullo, pero esta vez nada. Me ha tocado ahorrar.

En España e Inglaterra se juega; en Francia, no. ¿Usted es partidario de hacerlo? Yo creo que sí. Tomando las precauciones debidas y controlando bien a toda la gente que tiene que participar... Ya han descansado bastante y han tenido tiempo para mirar lo que se puede hacer y lo que no.

Fue futbolista, también estuvo en los despachos. ¿Le tocará a los clubs apretarse el cinturón? Ha habido equipos que han tenido un impacto importante. Por ejemplo, me acuerdo del Barcelona, que, además del ingreso que tiene por el fútbol, por la taquilla y por lo que genera, está ahí el museo, que era un gran activo. Todo eso en los equipos pequeños se va a notar mucho más.

¿Y en el mercado? Habrá calma y muchos trueques, en vez de traspasos. Yo te doy un caballo de carreras y tú me das dos burritos. Igual se meten un poco más con los jóvenes para que crezcan en casa. Toda esta situación van a pagarla los equipos, van a pagarla.

Usted se fue del Barça al Inter y Lautaro puede hacer el camino a la inversa. ¿Qué le recomienda? Es un chaval joven, muy interesante. Aquí sabe que va a jugar, que va a mejorar y, sobre todo, tiene la posibilidad de ayudar al Inter a hacer algo importante, que hace mucho que no lo logra. Él tendría así un gran mérito. Si se va al Barcelona y consigue títulos, ya lo estaban haciendo antes de que llegase él; no va a ser él el que cambie las cosas.

Hay más condicionantes, ¿no? Sí. Después está el aspecto económico, que seguro es muy importante; también la aspiración del chaval joven de irse a jugar a un club de potencia mundial. Me parece que tiene el apoyo total e incondicional de Messi y jugar con él sería muy importante. Todo eso tiene que valorarlo. Yo esperaría un año, porque si pide, seguro que el Inter le mejorará el contrato, aunque no gane ya lo mismo. Esperaría e iría preparando ya las cosas. Me diría: ‘Voy a intentar hacer aquí algo importante antes de irme’.

Luis Suárez, en una imagen reciente  / ANDREU DALMAU (efe)

¿Ve al Barça para ganar todo? Estaba bien antes del parón y habrá recuperado a Suárez. Puede apuntar a todo, como siempre.

¿El impacto de Setién? Los entrenadores y, sobre todo, cuando llegan a mitad de temporada, ¿qué puedes pedir? El técnico de equipo de élite no debe hacer daño, es lo importante. Que no cree problemas innecesarios, que haga sus cositas, que dé consejos, pero que deje todo en manos de los jugadores.

¿Por qué? Estos equipos como el Barça, el Madrid y el Atlético con futbolistas de este nivel, ¿para qué les estás encima? Ya saben ellos. Es en el campo donde se cuece todo, en el banquillo muy poco, por no decir nada. El que decide cómo hay que cambiar una cosa rápidamente para obtener un provecho o para que no te creen un problema es el jugador. El entrenador no llega, le puede dar un poco la lata al que tiene en su banda, pero poco más. Al que está del otro lado, con 100.000 personas, ¿qué le puede decir?

¿Y en el descanso? Sí, les cuentas cuatro cosas, pero lo que ha sucedido antes ya pasó y cuando sales, no sabes si los problemas van a ser los mismos o si nacerán otros nuevos. Te lo tiene que solucionar el que está dentro y el que lo hace es el que gana más dinero. Los cracks, los Messi, los...

¿Ha visto algún partido de la Bundesliga estas semanas? Sí, un par. Más que ser raro para el que lo sigue, lo será para el que lo juega. Al verlos ahora me parece que juegan más blandos y casi no hay protestas ni al árbitro ni a los otros jugadores. El ritmo y la agresividad del juego me parecieron más bajos.

¿Descafeinado? Algo así, con temor de que nadie quiere hacer la primera cosa que no va bien, que no funciona... Hay un ritmo bajo y miedo en ciertas situaciones que antes, a la mínima, iban a protestar, al árbitro... Y eso, por ahora, no lo veo. No sé si va a durar.

Las autoridades inciden en la distancia social y un partido es contacto. ¿Cómo se conjuga? Es cierto, pero haciendo controles no debería haber problema. Parece que, de momento, no ha ocurrido nada a causa de los partidos.

 ¿Cómo ve al Inter con sus nuevos propietarios? Estoy decepcionado. Solo veo los partidos y espero que consiga volver al nivel de hace años, así al menos logrará eso. Ni los conozco (a los dueños) ni los he visto ni pienso verlos. Veo que han hecho cosas que no tienen sentido.

¿A qué se refiere en concreto? De repente quitan el nombre de Angelo Moratti de los campos donde entrena el equipo para poner el suyo y recuperar el que estaba, pero más pequeñito. Parece que Moratti no hizo nada. Podían haber puesto su nombre sin quitar el otro. Estas cosas me han alejado un poquito y la edad... Lo sigo en televisión, pero no tanto, porque a veces me coincide con el partido del Barça y hago la colaboración con la SER.

¿Está molesto? ¿Para qué me voy a crear problemas? Han venido, han comprado y allá ellos. Soy siempre del Inter, pero no me intereso tanto porque han venido a hacer negocio, porque si no, ¿para qué van a querer ellos el Inter? Y cada vez trabaja ahí menos gente en elclub que ha jugado en el Inter, como ocurre en muchos clubs.