20 oct 2020

Ir a contenido

CRISIS ENTRE RICOS

Conflicto en el PSG: las estrellas no se quieren bajar el sueldo

Algunos jugadores ni siquiera le cogen el teléfono al presidente Al-Khelaifi para negociar la reducción

Los brasileños Neymar y Thiago Silva, en un entrenamiento con e PSG, en agosto pasado.

Los brasileños Neymar y Thiago Silva, en un entrenamiento con e PSG, en agosto pasado. / REUTERS

La dirección del París Saint-Germain presiona a sus estrellas para lograr una reducción significativa de sus salarios, tras las pérdidas que espera por el parón prematuro de la temporada a causa de la crisis de la Covid-19.

Según publica este viernes el diario "L'Équipe", el presidente, Nasser Al-Khelaifi, ha elevado el tono después de que muchos de sus jugadores ni siquiera le levanten el teléfono para negociar esa reducción de sueldo.

En el punto de mira, el capitán, el brasileño Thiago Silva, interlocutor privilegiado de la dirección, que se marchó a su país a pasar la cuarentena y que parece no querer ceder con su salario. Tiene 35 años, su contrato acaba el próximo 30 de junio y el jugador se niega a reducirse el millón de euros mensuales brutos que percibe, y tampoco quiere ayudar a la dirección a convencer a otras de las estrellas de la plantilla.

El presidente Al-Khelaifi saluda al uruguayo Edinson Cavani. / AFP

Al-Khelaifi no oculta su descontento por el hecho de que los jugadores no respondan a sus llamadas. Por ahora, los futbolistas del PSG están en paro parcial (ERTE), por lo que solo perciben el 84 % de su salario, una reducción insuficiente a ojos de la dirección, que teme que las pérdidas por el parón de la temporada alcancen los 200 millones de euros.

El club no ha suscrito un convenio al que el sindicato de jugadores llegó con la Liga, porque en ese texto se preveía un retraso de los pagos y la dirección quería una renuncia a parte del salario.

El PSG fue proclamado hace unas semanas campeón de la Liga francesa, después de que el Gobierno decidiera dar por acabadas todas las competiciones. Es el cuarto título consecutivo para el rico club de la capital, y el noveno en su historia.

De todas maneras, el gran objetivo del PSG sigue siendo la Liga de Campeones, de ahí sus portentosos esfuerzos financieros a lo largo de los últimos años. En las temporadas recientes, el equipo tropezó en los octavos de final de la competición (con el notable batacazo ante el Barça en el 2017, cuando desperdició el 4-0 que había conseguido en la ida en el Parque de los Príncipes).

Esta campaña, en cambio, el PSG ya ha superado esa barrera psicológica y está en los cuartos de final de la Champions, tras haber eliminado en octavos al Borussia Dortmund.