EL OASIS DEL FÚTBOL

Pasión por la Liga de Bielorrusia

El recién inaugurado campeonato mutiplica los contratos de derechos de televisión al atraer el interés de muchos aficionados sin fútbol en otros países

Lance del partido entre el FC Minsk y Dinamo Minsk, de la segunda jornada del campeonato bielorruso.

Lance del partido entre el FC Minsk y Dinamo Minsk, de la segunda jornada del campeonato bielorruso. / TATYANA ZENKOVICH (EFE)

Se lee en minutos

El Periódico

Sólo nos queda Bielorrusia. Es lo que piensan millones de aficionados al fútbol, que no pueden ver ningún partido por el parón generalizado que vive el deporte en todo el planeta. En casi todo el planeta. Aún se cantan goles y se jalean jugadas en Bielorrusia, la única liga que se disputa en Europa. Por tanto, la más seguida, lo que le ha permitido adquirir una impensable dosis de popularidad.

En un país en el que solo se han registrado 94 muertes por coronavirus, el deporte no se ha detenido.  Ni existe ninguna intención de detenerlo. Menos ahora, en la que el recién inaugurado campeonato bielorruso se ha colocado en la cima de las audiencias. Sin competencia respecto a todos los demás países sin fútbol que sacie la sed de los aficionados, lo que ha permitido a la federación firmar 10 contratos por la venta de los derechos de televisión a otros países, entre ellos Rusia, Israel e India.

Fútbol sin competencia

"Esta es una situación sin precedentes", dijo Alexander Aleinik, portavoz de la federación, feliz por la ausencia absoluta de competencia. Sepultada por la dimensión de las potencias vecinas como Rusia, Ucrania o Polonia, muy superiores en población (Bielorrusia tiene 9,5 millones de habitantes) y también en audiencias televisivas, el fútbol local ve la oportunidad de llamar la atención. 

Partido FC Minsk-Dinamo Minsk, disputado el sábado. / TATYANA ZENKOVICH (eFE)

Los equipos y los jugadores son prácticamente desconocidos excepto por las efímeras participaciones en la Liga de la Campeones o la Liga Europa a cargo del Bate Borisov o el Dinamo Minsk, los clubs más populares para el gran público. El Bate, sin embargo, ha empezado muy mal y no ha sumado ningun punto en las dos jornadas. El sábado perdió en el campo al Slavia Mozyr (2-1). El Dinamo Minsk también sucumbió (3-2) jugando como visitante en el derbi ante el FC Minsk (3-2). Las gradas estaban llenas de público, sin apenas protección de mascarillas.      

El campeonato sigue en pie, con asistencia normalizada a los estadios, y así ha empezado la edición del 2020.  El presidente del país, Alexander Lukashenko, se jactó de no haber tomado tan drásticas medidas como sus colegas mandatarios alrededor del mundo, permitiendo que continúen los campeonatos de fútbol y hockey hielo, dos de los deportes más populares.

Aficionados bielorrusos asistiendo al duelo FC Minsk-Dinamo Minsk jugado el sábado. / TATYANA ZENKOVICH (eFe)

Mejor morir de pie

"Es mejor morir de pie que vivir de rodillas", dijo Lukashenko a una cadena de televisión el sábado tras un partido de hockey. "No hay virus aquí [en la pista]... No los veo", ironizó.

Te puede interesar

A la cadena Sport-1 de Ucrania, que emitía el campeonato por la numerosa presencia de futbolistas ucranianos en Bielorrusia, se han unido otras televisiones.  "No esperábamos que tuvieran una liga decente allí", dijo Viktor Samoilenko, productor de Sport-1. "No lo sabíamos antes porque no mostramos los partidos", admitió en declaraciones recogidas por Reuters.

La desaparición de todas las competiciones ha provocado un aumento del interés en la liga bielorrusa y, por tanto, un aumento de la popularidad de los clubs ( y los jugadores) en las redes sociales. Está por ver si aprovechan la oportunidad para hacerse valer en la hoy desierta jungla del fútbol.