24 sep 2020

Ir a contenido

River Plate no se presenta a jugar por el coronavirus

La AFA puede sancionar al equipo bonaerense, que alegó el temor a la enfermedad para no recibir, a puerta cerrada, al Atlético Tucumán

Joan Domènech

Rafael Borre, del River Plate, en el último partido jugado, también a puerta vacía, en la Copa Libertadores.

Rafael Borre, del River Plate, en el último partido jugado, también a puerta vacía, en la Copa Libertadores. / gustavo carello (ap)

El River Plate dejó plantado al Atlético Tucumán en el Monumental en la primera jornada de la Copa Superliga de Argentina. El equipo bonaerense no se presentó a jugar en el partido programado de este sábado y que iba a disputarse a puerta cerrada. Los otros encuentros sí se disputaron excepto el Defensa y Justicia-Estudiantes, también correspondiente al grupo B, el mismo de River y Tucumán. La directiva del club millonario tomó la decisión de manera unitaleral, con lo que se expone a una sanción del Tribunal de Disciplina.

El River alegó que quería preservar a la plantilla de un posible contagio del coronavirus y adelantó que no jugaría. La Asociación de Fútbol Argentina (AFA) contaba con el aval del presidente del Gobierno para mantener la competición.  "No veo problemas en que el fútbol se siga jugando a puertas cerradas. Y me encantaría que, en este tiempo, lo pasen sin sistema codificado, por televisión abierta, para que los argentinos que se tienen que quedar en casa puedan tener un divertimento", había afirmado Alberto Fernández, el jefe del Estado.

El Tribunal de Disciplina tendrá que decidir ahora si da el partido por perdido a River por incomparecencia. El club había alegado "razones de fuerza mayor", que no eran otras que el deseo de evitar el riesgo a los jugadores y el cese de todas las actividades.

Acta notarial

El equipo arbitral se presentó en el Estadio Monumental, igual que representantes del Atlético Tucumán, y comprobaron que estaban las puertas cerradas, sin que pudieran entrar para los preparativos del partido. Un ejecutivo del River confirmó que nadie más del club se presentaría, apoyándose en un comunicado emitido el viernes. Una notaria dejó constancia en una acta oficial de la situación y la imposibilidad de acceder al recinto.

"Es la primera vez que me pasa una cosa así. Nos presentamos en el horario oficial que siempre arribamos a los estadios. Dos horas, dos horas y media antes. Ahora iremos a hacer el informe correspondiente”, dijo Germán Delfino, el árbitro principal, en las puertas del estadio.

El once inicial del River, el pasado 11 de marzo, en el partido de la Libertadores ante el Deportivo Binacional. / AjUan mabromata (AFP)

“Siguiendo las sugerencias de la Organización Mundial de la Salud y atentos a las distintas resoluciones del gobierno nacional y la Ciudad de Buenos Aires en relación con la pandemia de coronavirus (COVID-19), River Plate informa que el Club permanecerá cerrado en su totalidad a partir del sábado 14 de marzo por tiempo indeterminado”, había adelantado el River Plate en su web el viernes por la noche. “Con esta medida, el club busca resguardar la salud de los socios, los empleados y las miles de personas que concurren diariamente a las distintas actividades que se realizan en la institución”, añadía.

El equipo jugó el miércoles un partido correspondiente a la Copa Libertadores frente al Deportivo Binacional de Perú. Y logró una escandalosa goleada (8-0) a puerta cerrada, pero por otro motivo: era parte de la sanción que se le había impuesto en el 2018 por el ataque de sus aficionados al autocar del Boca Juniors antes de la final que se acabó disputando en Madrid. 

La Copa Superliga había comenzado el viernes. El Boca Juniors, que se había proclamado campeón de la Superliga a costa del River, venció por 1-4 al Godoy Cruz. Este lunes concluía la primera jornada.

Alberto Fernández ha cerrado las fronteras del país -el martes se suspenderá la llegada de vuelos procedentes de Europa, Estados UNidos y China- y los colegios para frenar la propagación del coronavirus, además de prohibir los espectáculos de música, teatro y cine, pero mantuvo este domingo la continuidad de los partidos de fútbol a puerta cerrada. "Lo que tenemos que lograr es minimizar la circulación del virus. Son todos casos importados y tenemos que lograr que tarde lo más posible en convertirse en un virus autóctono", afirmó el dirigente.

"Mira que a mí las 'gallinas' no me van, pero los banco a morir. Si los jugadores tomaron esa decisión, los voy a bancar a morir. Hay que resguardar la salud de los socios, los empleados y las miles de personas que acuden a los estadios". Diego Armando Maradona

Apoyo de un rival

River se encontró con el respaldo de un eterno rival. Diego Armando Maradona, ídolo de Boca Juniors, y entrenador del Gimnasia y Esgrima, respaldó la decisión de renunciar a jugar pese a que los demás partidos sí se disputaban.

"Mira que a mí las 'gallinas' no me van, pero los banco a morir. Si los jugadores tomaron esa decisión, los voy a bancar a morir", dijo Maradona a ESPN. "Hay que resguardar la salud de los socios, los empleados y las miles de personas que acuden a los estadios", argumentó.