Ir a contenido

CHAMPIONS LEAGUE

El Valencia se la juega en un duelo vital contra el Chelsea

El equipo de Celades sellará su clasificación para los octavos de final si doblega al conjunto inglés

El técnico recupera a una pieza clave, el mediocentro Coquelin, pero puede perder a otra, el central Garay

Nacho Herrero

Albert Celades este martes en la última sesión de entrenamiento antes de recibir al Chelsea

Albert Celades este martes en la última sesión de entrenamiento antes de recibir al Chelsea / Miguel Lorenzo

El Valencia sellará este miércoles si gana al Chelsea en Mestalla su clasificación para los octavos de final de la Champions League, pero si empata ante el equipo londinense podría verse obligado a tener que ganar en el campo del Ajax de Amsterdam en la última jornada para avanzar y si pierde a hacerlo por más de tres goles. No es por tanto una final pero casi.

El choque supone la primera semifinal de Albert Celades, que en septiembre llegó al banquillo en el que es su primer proyecto al frente de un club y que trató de rebajar la presión de su equipo. "No es un todo o nada porque pase lo que pase podemos tener opciones en el último partido", recalcó. 

El catalán se mostró ambicioso pero también pragmático. "La idea es ir a ganar pero luego vamos a ver cómo transcurre todo", deslizó. La diferencia entre tener que vencer en Holanda y tener que hacerlo por cuatro goles es sustancial. Para el técnico pasar a octavos es su primera gran prueba como entrenador de club.

Las cuentas de Lampard

Para el equipo de Frank Lampard las cuentas no son tan rotundas pero son más fáciles. Un triunfo no le aseguraría matemáticamente el pase pero le dejaría a un punto de sellarlo teniendo que recibir en la última jornada a un Lille sin opciones y si sale de Mestalla con un empate obligaría al Valencia a ganar.  En caso de perder, eso sí, un empate entre el Ajax y el Valencia en ese último encuentro les dejaría fuera

El conjunto londinense parece haberle cogido el pulso a la temporada tras el golpe que supuso no poder fichar en verano por la sanción de la UEFA. La prohibición y la salida de Hazard al Madrid le obligó a reinvertarse y a 'descubirir' al joven delantero Tammy Abraham pero el salto de calidad se lo ha dado el regreso de N'golo Kanté a la sala de máquinas.

Su presencia hacía especialmente importante la recuperción del francés Francis Coquelin, que volverá tras un mes de baja. Sin él y sin Kondogbia el Valencia se había quedado sin músculo en el centro del campo.

Necesidad económica

Ahora las preocupaciones de Celades se han trasladado una línea más atrás hasta el centro de la defensa, pues es duda por problemas en la espalda otro de sus fijos, el argentino Ezequiel Garay. En este caso, cubriría su ausencia como pareja de Gabriel Paulista el francés Eliaquim Mangala, que hasta que jugó el sábado en el campo del Betis llevaba más de un año y medio sin disputar un encuentro oficial por una grave lesión de rodilla. Ahora podría jugar dos en cinco días.

Más allá de la importancia de la vertiente deportiva, el Valencia se juega en Europa parte de la estabilidad presupuestaria de su compleja situación económica, con 348 millones de euros de deuda financiera y 529 de pasivo total tras haber cerrado el último ejercicio con beneficios por primera vez en la 'era Peter Lim'. Pasar a octavos, y embolsarse otros 12 millones, le permitiría cubrir las ingresos presupuestados por competiciones europeas.

Temas: Champions