29 feb 2020

Ir a contenido

futbolista destacado

Marí, un español en la final de la Copa Libertadores

El defensa valenciano fue el autor de uno de los tantos en la goleada por 5-0 con la que el Flamengo eliminó al Gremio y se clasificó para el partido clave del torneo sudamericano ante el River

Pablo Marí celebra el gol logrado ante Gremio.

Pablo Marí celebra el gol logrado ante Gremio. / REUTERS / SERGIO MORAES

El defensa Pablo Marí, autor de uno de los goles con que el Flamengo se impuso este miércoles por 5-0 al también brasileño Gremio y garantizó un cupo en la final de la Copa Libertadores, dijo estar orgulloso de ser el primer español en disputar la final de la mayor competición sudamericana.

"Creo que hoy es un gran día para el fútbol, para el Flamengo y para mí. Un día muy especial, con gol incluido en el partido y con vista al de aquí a un mes en que, creo, voy a ser el primer español en disputar una final de la Libertadores", afirmó Marí tras la victoria del conjunto carioca.

El español fue una de los jugadores más destacados del club más popular de Brasil en una goleada que clasificó al Flamengo a la final de la Libertadores, en la que se medirá en partido único el próximo 23 de noviembre en Santiago de Chile al River Plate, que el martes eliminó al también argentino Boca Juniors.

"Algo increíble"

"Para mí es algo muy increíble venir aquí y en cuatro meses hacer todo esto, así que estoy muy ilusionado, con muchísimas ganas, muy orgulloso de todo el trabajo que llevo de todos los años atrás. Un abrazo muy fuerte a todo mi país que sé que hay mucha gente que me sigue", aseguró el futbolista. Sobre el tanto que anotó en la semifinal frente al Gremio, el tercero desde que llegó al Flamengo, el jugador español dijo estar muy contento porque anotar un gol en una semifinal de la Libertadores es algo que no olvidará en toda su vida.

 

A Marí aún le quedan tres año y medio de contrato con el Flamengo y por ahora no planea salir de Brasil. Nacido hace 26 años en la localidad valenciana de Almussafes se formó futbolísticamente con el Mallorca, club con el que debutó en el 2011 para convertirse a partir de entonces en un trotamundos del balón. Fue fichado por el Nàstic, donde se convirtió en pieza clave en el 'once' titular. Se fijó en él Pep Guardiola que se lo llevó al Manchester City aunque enseguida lo cedieron primero al Girona, luego al Breda y finalmente al Deportivo. Desde tierras gallegas emigró a Brasil para convertirse en uno de los futbolistas esenciales del Flamengo.

"Me queda muchísimo y lo único que tengo en mente es disfrutar de estar aquí, que esto es grandioso, disfrutar de esta afición en casa que es algo brutal. Tengo ganas de disfrutar de esto que es algo inolvidable", aseguró.