17 feb 2020

Ir a contenido

PRIMERA VICTORIA

Bale derrota a Zidane y se sale con la suya

El técnico confirma que el galés seguirá en el Madrid tras ser el mejor en el triunfo sobre el Celta en Balaídos

Alejandro García

Bale (i) junto a Zidane en el último partido del Madrid.

Bale (i) junto a Zidane en el último partido del Madrid. / EFE

Si la temporada del Madrid fuera un guión televisivo, algún directivo de la cadena habría desechado la historia por inverosímil. El último e inesperado salto de guión, recién comenzada la competición, fue la reaparición de Bale como el puntal del equipo blanco en el primer partido de liga, ante el Celta (1-3). El galés terminó la última temporada reprobado por la grada en pleno, los estamentos más altos del club y el mismo cuerpo técnico, encabezado por Zidane, que inició la nueva temporada deseando la inmediata salida del atacante: "Si se puede ir mañana, mejor. No tengo nada en contra de Bale, pero yo tomo decisiones"dijo el técnico francés a finales de julio.

Menos de un mes después, las novedades más llamativas de la plantilla, por inesperadas, son Bale y James Rodríguez, dos repudiados que regresan para reivindicarse. 

Son el ejemplo de la capacidad única que tiene el Madrid para reinventarse. Bale es el caso más extremo de una plantilla repleta de jugadores que ya han dejado atrás sus mejores años, con la ambición lejos de máximos históricos y a los que solo una herida en el orgullo parece hacerles reaccionar. Bale, que se vio fuera del Madrid, parece haber soltado el lastre de presión que le abrumaba y, con poco, ha recuperado su estatus.

La resignación de Zidane

Zidane ya ha tomado el papel de la resignación, ya no espera más fichajes: Bale se va a quedar. Vamos a tirar hacia adelante con lo que hay”, reconoció tras el debut en Vigo, pero aún quedan dos semanas de mercado y los primeros resultados de la temporada pueden decantar la balanza.

El Madrid, que llevaba desde la temporada 16-17 sin estar por encima del Barça en la clasificación de La Liga, se agarra a la estadística anecdótica para completar su epopeya de resurrección, encabezada por un Bale que, de la noche a la mañana, ha pasado de excluido a ser el gran atractivo de la causa blanca.