03 abr 2020

Ir a contenido

CELTA-MADRID (1-3)

Bale comanda la vuelta al pasado del Madrid en Vigo

El equipo de Zidane arranca La Liga con victoria ante el Celta en un partido discreto que resolvió un golazo de Toni Kroos

Alejandro García

El madridista Gareth Bale (d) realiza un disparo en el partido ante el Celta.

El madridista Gareth Bale (d) realiza un disparo en el partido ante el Celta. / X01219

Después del huracán, un día sin viento parece el paraíso, aunque todo siga manga por hombro. Con unos destellos de Bale, un trabajo digno en defensa y un gran disparo de Kroos, en el peor momento del equipo, el Madrid se llevó una victoria de Vigo, balsámica tras la derrota del Barça, pese a las dudas en muchas fases de un partido con un planteamiento muy poco ambicioso por parte de los blancos, concienciado en un laborioso trabajo en la retaguardia.

Zidane, que llegó por segunda vez al banquillo blanco entre promesas de cambios, debutó en La Liga sin nada nuevo bajo el sol, sin ninguna cara nueva, sin la nueva propuesta táctica con tres centrales, con Bale en el once titular y con James en el banquillo, con los mismos problemas de siempre y sin ninguna solución. 

El mejor, Bale

Bale, con toda su intermitencia, fue el mejor en el primer tiempo de un Madrid muy discreto, sin muchas aspiraciones futbolísticas, pero lo suficientemente comprometido en el trabajo táctico como para evitar el peligro del Celta. 

El intento inicial de presión intensa en área rival que mostró el Madrid no se repitió con asiduidad, el equipo se empleó en ocupar bien los espacios en el repliegue en torno a su centro del campo y encontró una seguridad relativa.  

Sin ideas para atacar, el único plan del Madrid era confiar en una acción individual que desbordara una línea rival y el único que parecía con maneras para conseguirlo era Bale. El galés desbordó por la banda izquierda, a la carrera tras un pase de Marcelo, y encontró un gran centro al corazón del área pequeña que remató Benzema en franca ventaja, sin rivales cerca, solo un impetuoso Vinicius que rozó el remate.

El Madrid se echó atrás después del gol, defendió por acumulación, parapetado en la frontal de su área en busca de espacios para correr al contragolpe, otro escenario en el que solo apareció, de nuevo y a cuenta gotas, Gareth Bale. 

El crecimiento del Celta

El precio a pagar fue entregarle el balón a un Celta que se empezó a sentir cada vez más cómodo, rondando cada vez con más asiduidad el área de Courtois, con tanta intención como poco peligro. Solo un error garrafal de Odriozola propició el empate vigués, anulado por el colegiado con la asistencia del VAR, por un fuera de juego milimétrico en el que nadie reparó. 

El Celta de los retornados, liderado por Suárez y Aspas, salió con energías renovadas en el segundo tiempo, encendido tras el gol anulado, hasta encerrar al Madrid en sus dominios. Entre grandes ocasiones celtiñas para empatar (Courtois salvó dos disparos de Aspas y Casemiro salvó un gol casi sobre la línea), Modric fue expulsado por un pisotón involuntario sobre el talón de Denis, con el equipo en sus peores momentos y con Fede Valverde, la única alternativa de la plantilla para la medular, en la grada descartado por Zidane. 

El misil de Kroos

El partido de los blancos empezaba a encaminarse al drama, pero la orden desde el banquillo de mantener el balón hasta recomponer líneas tras la expulsión de Modric, terminó con un disparo impresionante de Toni Kroos, desde la frontal del área, que ganó la altura justa para entrar rozando el larguero de la portería del Celta. 

Las esperanzas de los locales perecieron en ese misil alemán que perforó su portería y la competitividad del partido pasó a mejor vida. Zidane rearmó el equipo y una pérdida inverosímil de Pione Sisto desencadenó una gran jugada de los blancos, entre Marcelo y Benzema, para que Lucas Vázquez hiciera el tercero. 

El canterano celtiña Iker Losada justificó las expectativas creadas en torno a su debut con el único gol de los vigueses, ya en el descuento.

Ficha del partido:

CELTA DE VIGO    1

REAL MADRID      3

 

Celta: Rubén Blanco (6); Kevin (5), Costas (4), Araujo (5), Olaza (5); Brais Méndez (6), Beltrán (6), Sobotka (6), Denis Suárez (8); Aspas (8), Fernández (3). Técnico: David Generelo (6). Cambios: Sisto (4) por Lobotka (m. 74), Cheikh (5) por Beltrán (m. 82), Losada (7) por Fernández (m. 87). 

 

Madrid: Courtois (6); Odriozola (3), Varane (6), Ramos (5), Marcelo (6); Casemiro (6), Kroos (6), Modric (5); Vinicius (4), Benzema (6), Bale (7). Técnico: Zinedine Zidane (5). Cambios: Lucas Vázquez (5) por Vinicius (m. 68), Isco (6) por Bale (m. 74), Jovic (sc) por Benzema (m. 81)

 

Goles: 0-1 (m. 11) Benzema remata en el área pequeña un centro de Bale. 0-2 (m. 61) Kroos con un gran disparo desde fuera del área. 0-3 (m. 79) Lucas Vázquez culmina una jugada combinativa. 1-3 (m. 90) Losada con un tiro cruzado desde dentro del área.

 

Árbitro: Estrada Fernández (7), catalán.

Tarjetas amarillas: Kevin (m. 6), Rubén (m. 16), Aspas (m. 16), Vinicius (m. 35), Odriozola (m. 63), Costas (m. 74)

Tarjeta roja: Modric (m. 55)

 

Estadio: Balaídos. Espectadores: 23.566