Ir a contenido

ANIVERSARIO DE UNA TRISTE PÉRDIDA

Diez años sin Jarque: memorias de una tragedia

Moisés Hurtado, Javi Chica y Luis García rinden tributo al eterno capitán perico fallecido aquella dramática tarde del 8 de agosto del 2009 en Italia

Raúl Paniagua

Ofrenda floral en la puerta 21 del estadio de Cornellà de los padres de Dani Jarque y de su amigo Magic Diaz en el décimo aniversario de la muerte del ex capitán blanquiazul.

Ofrenda floral en la puerta 21 del estadio de Cornellà de los padres de Dani Jarque y de su amigo Magic Diaz en el décimo aniversario de la muerte del ex capitán blanquiazul. / JORDI COTRINA

Su corazón se detuvo definitivamente una maldita tarde de verano. El 8 de agosto del 2009, mientras charlaba por teléfono con Jessica, su pareja embarazada de más de siete meses, Dani Jarque sufrió un desvanecimiento mortal en Coverciano, la localidad italiana donde estaba concentrado el Espanyol. Acababa de ser nombrado capitán y había lucido el brazalete en la inauguración del RCDE Stadium ante el Liverpool. Fue la primera vez y la última. Una década después, los aplausos siguen retumbando en el minuto 21 de cada partido.

Ofrenda floral en memoria de Jarque, este jueves en la puerta 21 del RCDE Stadium / JORDI COTRINA

Este jueves se cumplen 10 años exactos de aquella tragedia que sacudió al españolismo. Desde entonces, ha habido varios actos de homenaje en memoria del eterno capitán, que se marchó con solo 26 años, pero ninguno tan maravilloso como el de Andrés Iniesta, el astro que dedicó a su amigo Dani el gol más importante de su vida, el que dio a España el título en el Mundial de Sudáfrica el 11 de julio del 2010. No había pasado ni un año de la pérdida. 

Martina, la hija póstuma

Semanas después de la tragedia (el 23 de septiembre del 2009) nació Martina Jarque, la hija póstuma del central de Sant Boi, que este jueves volverá a congregar centenares de pericos en el homenaje programado por el club en la puerta 21 del estadio. A las 12.00 asistirá la familia del inolvidable capitán junto a antiguos compañeros, directivos y jugadores del primer equipo que no han viajado a Suiza para el duelo de la previa europea ante el Lucerna. 

Iniesta dedica a Jarque el gol en la final del Mundial de Sudáfrica que dio el título a España / AP

En una fecha tan señalada, EL PERIÓDICO ha reunido a tres exjugadores del Espanyol, compañeros de Jarque, para rememorar aquella trágica jornada y rendir tributo al eterno capitán. 

MOISÉS HURTADO: "Yo abrí la puerta y..."

"Han pasado 10 años, pero son cosas que uno jamás podrá olvidar en la vida. Son circunstancias que te marcan para siempre por mucho que pase el tiempo. Hay que aprender a convivir con ello porque no queda más remedio. En mi caso fue durísimo. Yo abrí la puerta y lo vi allí desplomado, sin respuesta. Es una imagen que no podré borrar jamás de mi retina. Maldita tarde. 

Pochettino nos había dado la tarde libre aquel sábado. Yo me encontraba en la habitación con David García cuando recibí la llamada de Coro, que era el compañero de cuarto de Jarque. Estaba muy preocupado porque Dani no contestaba al teléfono. Es verdad que a veces los teléfonos se estropean o se quedan sin batería, pero tampoco era algo normal. Así que decidí ir a su habitación, piqué a la puerta y no contestaba. Ante ese silencio bajé a la recepción del hotel, pedí una copia de la llave y subí. Abrí la puerta y... Ahí empezó el drama.

Jarque y Moisés se abrazan en un partido del Espanyol del 2008 / MARC CASANOVAS

Fue un palo muy gordo. No le deseo nadie pasar por algo así. El doctor Cervera intentó reanimar a Dani de todas las maneras, pero fue imposible. Recuerdo el sufrimiento de todos los médicos y las lágrimas de los compañeros. La impotencia. Se nos fue una persona admirable, humilde y muy positiva, siempre dispuesta a apoyar a los más débiles. Algunos consideraban que era introvertido, que tenía una cierta coraza, pero cuando lo conocías era todo lo contrario.

"Se nos fue una persona admirable, humilde y muy positiva, siempre dispuesta a ayudar a los más débiles"

Era muy de los suyos, de sus amigos, de su gente de Sant Boi, de los canteranos. Con el paso del tiempo fue ganando temperamento. Hubiese sido un excelente capitán. En Cornellà se le hace desde el primer día un merecido homenaje en cada minuto 21. Es algo que nace de dentro de los pericos y es positivo, pero a mí me hace revivir continuamente todo aquello. Su muerte fue un antes y un después en mi vida".

JAVI CHICA: "Parece que fue ayer"

"Tengo marcadas aquellas dramáticas horas en la cabeza como si hubiesen sucedido hace un rato. Esos momentos con las llamadas que se cruzan entre unos y otros, esa incertidumbre, esa desesperación, aquellos llantos... Por suerte, desde la muerte de Dani no he sufrido la perdida de ningún familiar ni amigo cercano. No he vuelto a sentir una sensación de dolor tan terrible.

Recuerdo perfectamente lo que hice en cada minuto de aquella jornada. Mis últimas palabras con Jarque fueron para decirle que se viniera con nosotros a la excursión en autocar. ‘No, Javi, estoy cansado’. ‘Vente, anda’, le insistí. Era raro, a él le gustaban esas salidas. A las cuatro de la tarde o así nos marchamos a Florencia. En la ruta de vuelta, a las siete más o menos, se desató todo. Hay personas que llevan mejor estas cosas y otras que lo llevamos peor. Para mí fue durísimo saber que no lo iba a ver más. También pensaba en su familia y lloraba. Fue brutal. Son situaciones para las que nadie está preparado y más tratándose de alguien tan joven y sano. 

Jarque da indicaciones junto a Javi Chica.

Dani era un ejemplo para nosotros. Demostró que querer es poder. Esa constancia, ese saber estar, le llevó a la capitanía. Pochettino le eligió por esas cualidades para suplir a Tamudo. Los canteranos le admirábamos. Recuerdo una anécdota cuando bajamos a Tercera con el filial y algunos teníamos ofertas de Segunda. En un cena Jarque nos dijo: ‘Vosotros que habéis bajado sois los que tenéis que subir el equipo’. Allí estábamos Robusté, Biel Ribas, Jonathan Soriano… Nos quedamos y ascendimos. Era un gran amigo mío y salíamos juntos a pescar, pero sobre todo se llevaba de maravilla con Coro Juan Carlos Ceballos

"Salíamos juntos a pescar. Desde su muerte no he vuelto a sentir una sensación de dolor tan terrible"

Como defensa yo lo tenía difícil para lograr un gol pero quería homenajearlo después de su muerte. En el Betis le daba la camiseta con la cara de Jarque al utillero en cada partido. Sin falta. Al final marqué contra el Rayo y Osasuna. Aún la tengo guardada en el armario". 

LUIS GARCÍA: "De la tormenta al silencio"

"Lo primero que se me viene a la cabeza para definir a Dani es que era un gran tipo. Siempre tenía una sonrisa para todo el mundo. Yo hablaba mucho con él de coches, era una pasión que nos unía. También le encantaba pescar, pero por encima de todo lo que más teníamos en común eran las ganas de competir, de crecer, de llegar a ser grandes. 

Le considero un referente por su profesionalidad. Se fue con 26 años y solo pudo ser capitán en la inauguración de Cornellà. Hubiese llevado ese brazalete con orgullo porque siempre puso el grupo por delante de sus intereses personales. Y era buenísimo. Hubiese sido internacional. Seguro. Era un central ideal para la selección. Compartimos cuatro años y le recuerdo siempre alegre, con ganas de disfrutar del deporte y la vida. Dani era sanísimo, se cuidaba mucho. 

Luis García, entre Tamudo y Jarque, saluda a la afición perica en un encuentro de la temporada 2008-09 / Paco largo

Cuando hago memoria de aquella tarde solo veo el horror absoluto, la sensación de ‘esto no puede estar pasando’. En pleno drama se inició una tormenta increíble en Italia. Rayos, relámpagos, truenos… Una pasada. Al confirmarse la muerte escampó. Pasamos de la tormenta al silencio.

"Era un gran tipo. Siempre tenía una sonrisa para todo el mundo. Nos unían las ganas de competir, crecer y ser mejores"

Recuerdo también mis últimas palabras con él: ‘¿Dani, te vienes a Florencia con nosotros?’, le dije. ‘No, me duele la cabeza, parece que tengo un inicio de gripe. Me quedaré en la habitación con el ordenador y le pediré algo al doctor’, me respondió. Aquello fue la antesala de la tragedia. Del dolor indescriptible.

Por la tarde se desató todo. Moi abrió la puerta, empezó a gritar y salimos corriendo los que estábamos ya en el hotel: Iván Alonso, Tamudo, De la Peña, yo… No hace falta explicar más. Es lo peor que he vivido en mi ida. Me encantaría ir su homenaje de este jueves en Cornellà. No podré. Estaré en Puigcerdà con la Damm, pero mi corazón estará con Dani". 

Temas: Espanyol