CICLOS FORMATIVOS DE GRADO SUPERIOR

Retos profesionales que son 100% reales

Prat Educació propone una metodología pensada para que los alumnos trabajen ya en el aula lo que aplicaran en la empresa

Retos profesionales que son 100% reales
2
Se lee en minutos

Uno de los problemas que suelen encontrarse los alumnos de educación superior es que cuando dan el salto al mercado laboral apenas les sirve lo que han aprendido en el aula. Esto es todo lo contrario a lo que sucede en Prat Educació, que ponen en práctica una metodología propia basada en el 'learning by doing' y el trabajo por proyectos, adaptando sus ciclos superiores a las necesidades de las empresas y los retos que plantea el mercado.

Algo que aplican a sus ciclos de márketing y publicidad, administración y finanzas y desarrollo de aplicaciones multiplataforma (logística), así como a sus dobles titulaciones de comercio internacional, transporte y logística, gestión de alojamientos turísticos y guía, información y asistencias turísticas. «Queremos que el alumno se sienta identificado con lo que pasa en el mundo real. Así, cuando lleva a cabo sus prácticas, comprueba que puede aplicar lo que ha aprendido», explica Justi Hidalgo, coordinador de Ciclos Formativos de Grado Superior de Prat Educació.

Algo que funciona a tenor de su alta inserción laboral del centro. «El 96% de los estudiantes ya tienen trabajo incluso antes de que acaben los estudios y algunos acaban formando su propia empresa», asegura Hidalgo. Esto se debe en primer lugar al seguimiento personalizado de los alumnos, a los que derivan a una u otra empresa para sus prácticas, tanto aquí como en el extranjero, pensando en cuál encajarán mejor. Y también a los valores de emprendimiento, liderazgo y transformación social que les inculcan junto a los conocimientos más técnicos.

Aprender a liderar

Noticias relacionadas

En este sentido, aplican un programa transversal en todos sus ciclos, pensado en tres ámbitos: autoliderazgo, liderazgo en equipo y liderazgo en el entorno social y el mercado. «Se necesitan profesionales proactivos, con alta dosis de iniciativa, dispuestos a abrirse en un mundo en permanente cambio, decididos a incidir para transformarlo, y a impulsar y gestionar proyectos innovadores comprometidos socialmente», señalan desde el centro.

Además de esa metodología activa en el aula, los alumnos también se enfrentan a un reto real antes de finalizar sus estudios. Así, el trabajo de fin de grado consiste en planear un proyecto de negocio, ya sea personal (apoyado por su Crealab) o bien que intente responder a la necesidad de una empresa del entorno. «Empoderamos a los alumnos para que puedan sacar lo mejor de sí mismos», concluye Justi Hidalgo, que asegura que muchas empresas les recomiendan como centro de formación. Seguramente porque saben que los formarán basándose en sus necesidades reales.

Temas

Apuntes