Ir a contenido

EVENTO INTERNACIONAL

El sector vinícola español se abre al mundo en Barcelona Wine Week

BWW abre por primera vez sus puertas con el objetivo de proyectar la excelencia del vino español al resto del mundo

El evento está diseñado para aumentar las oportunidades de negocio y maximizar el retorno de las empresas expositoras

Anna Solà

El salón será un escaparate de las mejores bodegas nacionales.

El salón será un escaparate de las mejores bodegas nacionales.

El salón de referencia del vino español, Barcelona Wine Week (BWW), abrirá por primera vez sus puertas el 3 de febrero en el pabellón 8 del recinto de Montjuïc, impulsado por Fira de Barcelona a través de su sociedad Alimentaria Exhibitions. 

Surgido a partir del espacio Intervin del salón Alimentaria, este certamen tiene la voluntad de convertirse en el mayor escaparate del vino español de calidad para los operadores nacionales e internacionales. 
Por ello ofrecerá hasta el 5 de febrero grandes oportunidades de negocio para el sector vinícola, así como múltiples actividades para aprender, inspirarse, descubrir tendencias y explorar la vertiente más sensorial del vino. 

Esta nueva propuesta ha recibido una acogida muy positiva por parte de empresas, instituciones y organismos del sector en el ámbito nacional; sin ir más lejos, ha alcanzado un acuerdo con la Federación Española del Vino (FEV) para la elección de los principales mercados de interés del sector vinícola.
La colaboración de BWW con la FEV pondrá el vino español en el centro del interés del evento, con una identidad e imagen propia que lo proyecte internacionalmente.

Por ello, los organizadores están trabajando en una de las reivindicaciones tradicionales de las bodegas expositoras: un gran programa de compradores de vino de los principales países receptores de vino español.

Apertura internacional

Con el objetivo de resaltar la diversidad y calidad del mercado actual, Barcelona Wine Week aglutinará y pondrá en valor la amplia oferta de las distintas zonas vitivinícolas españolas, dando cabida a todo tipo de bodegas y especialidades, todo ello para proyectar la excelencia del vino español internacionalmente. Javier Pagés, presidente de Barcelona Wine Week y del Consejo Regulador DO Cava, señala al respecto: “Con esta propuesta de valor, BWW irrumpe en el panorama ferial para dar respuesta a la propia demanda de las empresas y entidades del mundo del vino en busca de una nueva plataforma de internacionalización”. 

Con 953.000 hectáreas, España es el país con mayor superficie de cultivo dedicada al viñedo de todo el mundo. Ocupa además la primera posición en exportación de vino, con más de 21 millones de hectolitros anuales, según datos del Observatorio Español del Mercado del Vino. En consecuencia, el evento busca impulsar los negocios y maximizar el retorno de las empresas expositoras. La participación de las empresas españolas en BWW conllevará excelentes oportunidades para establecer contactos con compradores de vino extranjeros con el objetivo último de incrementar sus exportaciones. 

Se trata de un planteamiento que valora muy positivamente José Luis Benítez, director general de la FEV: “La puesta en marcha de BWW es una buena noticia que puede contribuir a la mejora de la imagen y del valor del vino español en los mercados internacionales”. A través del programa BWW Hosted Buyers, el salón prevé invitar a más de 300 profesionales internacionales de alto nivel procedentes de 37 países considerados estratégicos para el sector, entre los que destacan Reino Unido, Alemania y Holanda, entre otros. 

Además, el acuerdo de colaboración firmado entre BWW y la European Sales & Marketing Association (ESMA), la mayor asociación de distribuidores y productores de Europa, asegura la asistencia de numerosos profesionales miembros de esta entidad. Por otra parte, la organización de BWW avala la presencia de cerca de 1.000 profesionales nacionales del sector con poder de decisión y de compra acreditados, a través del programa VIP Buyers. 

Catas y talleres 

Más allá de la oportunidad de establecer contactos de negocios, BWW acercará a los profesionales a las últimas tendencias a partir de conferencias, mesas redondas y sesiones formativas a través del área de dinamización BWWHub. 

Con estas propuestas, pretende fortalecer los vínculos entre el mundo del vino y la cultura, además de generar oportunidades de 'networking', y de actualizar y compartir conocimientos y novedades de gran interés para el sector. Esta área de actividades contará con la participación de expertos de prestigio como el enólogo Antonio Flores o el sumiller Ferran Centelles, entre otros. En el espacio Speakers Corner se celebrarán conferencias diarias con ponentes de renombre internacional, en las que tratarán aspectos como 'El vino español en el mundo', 'La distribución de los vinos on line', 'El enoturismo 3.0.' o 'La excelencia en sala'. 

Además, cada día tendrán lugar distintas catas para un máximo de 60 personas, dirigidas por sumilleres reputados. El certamen será también un espacio para aprender más y gozar con el vino.  El evento invitará a los profesionales a vivir distintas experiencias sensoriales ligadas al mundo del vino, como instalaciones artísticas y catas musicalizadas. Precisamente, la música será el hilo conductor de actividades tan sugerentes como una cata de vinos marinos (producidos cerca del mar) con habaneras y cantos de ida y vuelta, y de experiencias sensoriales sinestésicas con cata. Esta actividad tendrá hasta cuatro pases diarios.

Protagonismo para los destilados

El evento dedica un espacio importante a la coctelería y a los destilados. A través de Barcelona Cocktail Art, en esta área de exposición y actividades se darán a conocer las propuestas y productos más innovadores en materia de productos destilados y coctelería con la sostenibilidad como hilo conductor. 

En este sentido, George Restrepo, coordinador del Barcelona Cocktail Art destaca: “Hemos querido darle un sentido conceptual al área para centrarnos en un aspecto concreto de la industria, como es la sostenibilidad”. 

Por ello, se pondrá el foco en los productos de km 0 y la réplica de sistemas de trabajo de diferentes zonas del mundo, como sucede con el sake, que ha empezado a elaborarse en el Delta del Ebro, o el vermut, ahora también en Argentina, por ejemplo. “Estas dinámicas pasan por el aprovechamiento de recursos y el trabajo con el territorio y las personas”, explica Restrepo.

Temas: Alimentaria